CDMX.- Para estrenarse como solista después del grupo Perfiles, Sandra Echeverría recibió una oferta a sus 18 años: grabar un disco de regional mexicano.
Aunque declinó propuesta y se enfocó en la actuación, esa idea la rondó por muchos años y ahora se materializa en su nuevo proyecto, un disco, aún sin nombre, en el que volverá a la música que le gustaba en su infancia.
Durante la pausa por la pandemia, la estrella de La Usurpadora se dedicó a trabajar con compositores como Mario Domm y Roberto Álvarez, con quienes creó temas originales que liberará durante el año.
Y fue con “Desaparecer”, el primer adelanto de su material que se estrenó el 7 de mayo, que dio muestra de cómo se puede modernizar los sonidos clásicos.
Echeverría considera el momento ideal para su propuesta, pues músicos como Christian Nodal, Ángela Aguilar y Joss Favela han logrado poner el género en el centro de atención, como pasaba en Colombia cuando grabó El Clon.
Si bien su álbum será fresco, la actriz considera que demostrará que valió la pena hacer esperar a la música mexicana. (Mauricio Angel/Agencia Reforma)