José de Jesús López de Lara

Un vendedor de frutas asesinó a balazos dentro de su propia vivienda a un hombre con el que aparentemente sostuvo una fuerte discusión.
Aunque un policía preventivo atendió de inmediato la alerta e incluso se topó con el sospechoso del crimen, lo dejó escapar ya que no se imaginó que había matado a un desconocido en su propia casa.
Los sangrientos hechos se registraron el sábado a las 11:30 de la mañana, en el interior de una vivienda ubicada en la calle Mar de Cortez, en el fraccionamiento Las Brisas, lugar donde vive el sospechoso del crimen y quien se dio a la fuga con rumbo desconocido.
La víctima mortal de la agresión que presentaba tres impactos de bala, no había sido identificada y su cadáver fue trasladado al Servicio Médico Forense en calidad de desconocido.
A la hora señalada, una mujer se comunicó al C-4 Municipal para reportar que en esos momentos se habían escuchado varios balazos en el interior de la casa de su vecino, por lo que proporcionó los datos del lugar, ya que presumía que se estaba cometiendo un robo con violencia.
Una patrulla del Destacamento “Pocitos” de la SSPM se dirigió de inmediato al domicilio señalado propiedad de un comerciante que se dedica a la venta de frutas y verduras en los tianguis, identificado como Joel, de 50 años de edad aproximadamente.
Cuando el policía preventivo tocó la puerta de la vivienda salió el señor Joel y al tener conocimiento del motivo de la presencia del oficial, éste le respondió que no había pasado nada dentro de su domicilio, e incluso negó que se hubieran escuchado disparos, por lo que el oficial se retiró al presumir que se trataba de una falsa alarma.
Sin embargo, 10 minutos más tarde la vecina salió a la calle y observó que la puerta de la casa del comerciante estaba completamente abierta, por lo que decidió ir a asomarse y en ese momento encontró a una persona muerta en el área de la sala, por lo que otra vez reportó lo ocurrido al C-4 Municipal.
Cuando regresaron los policías preventivos nuevamente a la escena, encontraron el cadáver de un extraño con dos balazos en el tórax y otro más en el rostro. Más tarde arribó una ambulancia del ISSEA, cuyos paramédicos confirmaron la muerte del desconocido, así como agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del MP de Hospitales, a fin de realizar las investigaciones correspondientes.