Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

Londres anuncia la suspensión de su tratado de extradición con Hong Kong por las tensiones con Pekín… (elpais.com).

Comentario:

La suspensión del tratado de extradición con Hong Kong es solo un paso más en el deterioro de las relaciones entre el Reino Unido y China. Esta decisión se suma a las anteriores del Reino Unido de cancelar proyectos con Huawei para el desarrollo de la red 5G en Gran Bretaña, la de ofrecer hasta tres millones de ciudadanías británicas a habitantes de Hong Kong y la de cancelar venta de equipo antidisturbios a Hong Kong. ¿Por qué están tan agresivos los británicos contra China? ¿O es sólo el primer ministro Boris Johnson?

De entrada, debemos observar que las relaciones comerciales entre la Gran Bretaña y China habían estado aumentando en proporciones impresionantes desde el inicio de la centuria. Cabe mencionar que las importaciones del Reino Unido de productos chinos en el 2000 no llegaban ni a 5,000 millones de libras esterlinas. La cifra más reciente de las importaciones, al cierre de 2019, indican 49,000 millones de libras. Aunque en menores cifras, las exportaciones tuvieron un desempeño semejante. China ya es el cuarto país en importaciones para la Gran Bretaña, solo por debajo de Estados Unidos, Alemania y Holanda. Y el sexto destino para las exportaciones.

Y no se detienen ahí las relaciones. China es socio en el desarrollo de un gran complejo nuclear que se está construyendo en Somerset, RU, socio en otros reactores nucleares e incluso es dueño del equipo Wolverhampton de la Premier League. Sí, ese en el que milita el mexicano Raúl Jiménez. Y solo por mencionar algunos ejemplos. ¿Por qué ahora la lejanía?

“El Gobierno británico no debería bailar al ritmo que le marcan los estadounidenses”, ha dicho el embajador chino en Londres, Liu Xiaoming. Ahí está la respuesta. Estados Unidos está presionando a Johnson para alejarse de China. Y Johnson siente que debe escuchar a Trump. ¿Por qué? El Brexit hará que la Gran Bretaña se aleje de Europa. Al menos hasta el momento han fracasado negociaciones para mantener algún acuerdo comercial. Cuando el Brexit se dé, la Gran Bretaña debe tener un sitio al cual voltear y está apostando por Estados Unidos. Recientemente fue Mike Pompeo a Londres a seguir negociando un acuerdo comercial, el cual no está lejano. Entonces, si Estados Unidos sigue con su guerra comercial contra China, incluso cerrando el consulado chino de Houston, quiere a su socio, “cuate,” a su lado.

¿Es realmente China el malo? Varios elementos apuntan a ello. La nueva ley de seguridad en Hong Kong, que, al faltar a los compromisos que había establecido de libertad a la región por cincuenta años, hacen desconfiar de su palabra. Hackers chinos intentando robar información de la vacuna contra el COVID-19. Sospecha de espionaje en equipo de telecomunicaciones chino. Etc. Es difícil tener la certeza de todo lo anterior, pero de lo que sí hay certeza es que nos aproximamos a una nueva guerra fría.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com