Daniela Perales Bosque

Septiembre, mes que conocemos también como “Mes del testamento”, representa un esfuerzo institucional impulsado por el Colegio Nacional de Notarios, y localmente por los notarios de la ciudad de Aguascalientes y el Gobierno del Estado. En este año en particular, es el año número dieciocho que se realiza la campaña. El objeto de la campaña es promover entre la población, el otorgamiento de testamento y con ello fomentar la cultura de la legalidad que debe existir en nuestra sociedad. Tiene como característica principal que se ofrece a la población con un costo reducido al 50%, es decir durante la vigencia de la campaña los notarios podrán cobrar sólo la cantidad de $2,000.00.

Si quisiéramos conocer la definición que establece el Código Civil en nuestro estado diríamos que “El testamento es el acto personalísimo, revocable y libre, por el cual una persona capaz dispone de sus bienes y derechos, y declara o cumple deberes para después de su muerte”. Es personalísimo porque debe hacerse siempre de manera individual y ante dos testigos que particularmente no son familiares del testador, y revocable y libre porque pueden ser sustituidos. Este medio proporciona seguridad jurídica de los bienes y el patrimonio del testador, permite al testador disponer libremente de sus bienes y derechos para que se respete lo que haya decidido cuando éste muera. Puede llegar a modificarse por el testador la cantidad de veces que se quiera y por las razones que se crean convenientes, ya que ¿quién más que no sea el propio testador para que decida sobre el futuro de su propio patrimonio? La libertad de decidirlo y asegurarlo en este acto jurídico puede evitar muchos problemas familiares y la misma tramitación de la sucesión a través de un proceso judicial en el que un juez determinará quiénes son los herederos y en qué porcentaje recibirán los bienes, por lo que siempre será más sencillo el procedimiento para la sucesión si se tiene un testamento antes de fallecer. Las personas que fallecen sin testamento obligan a sus familiares a contratar servicios de un abogado para que les lleve forzosamente un procedimiento ante un juez civil y este determinará de acuerdo con las disposiciones legales quiénes tendrían derecho a heredar y la asignación de porcentajes correspondientes, además de que el abogado contratado para este procedimiento sucesorio intestamentario, podrá cobrar hasta un 10% de la masa hereditaria, siendo esta una razón importantísima para su realización.

En teoría todas estas palabras son conocidas por su notario de confianza, sin embargo, en la práctica existen diversas razones por lo que las personas no hacemos testamento. Antes de escribir este artículo pregunté a diversas personas por qué no hacían testamento, encontrándome con respuestas como: “No hago testamento, porque si hago testamento pienso que me voy a morir”; “No hago testamento porque no sé cómo hacerlo”; “No hago testamento porque no tengo nada que heredar”; “No hago testamento porque no sé a quién dejarle mis cosas”; entre otras. Todas estas razones que seguramente generarán problemas tras la muerte.

Creo que también tendemos a generalizar el testamento como un trámite dirigido a aquellos que son mayores en edad o aquellos que tienen la posibilidad de obtención de bienes ya sea porque son padres de familia o son económicamente independientes. Sin embargo, nos olvidamos que también podemos tener bienes en nuestro patrimonio no sólo por la compra, sino por la donación a propio nombre que se haya donado en vida o tras la muerte de otra persona y con ello la herencia. En este supuesto, los bienes se encuentran dentro de nuestra esfera jurídica y al morir se generará el mismo problema planteado anteriormente: el juicio de la sucesión intestamentaria, los gastos innecesarios y conflictos familiares.

Cabe mencionar que, en el caso de Aguascalientes, se realizan alrededor de 6,500 trámites de testamento al año y lo interesante es que nada más durante esta campaña con duración general de septiembre y octubre, se realizan más del 60% de los testamentos que se hacen en el año. Revelando que sólo a través de este tipo de campañas y con la publicidad adecuada es que las personas se animan a realizar su testamento.

Mi intención al reflexionar sobre este tema es concientizar sobre los beneficios que genera la realización del testamento y también sobre las penosas desventajas económicas y conflictos que enfrentan las familias de un pariente que fallece intestado. Es muy buen momento para acudir a la realización de uno para así asegurar el futuro de los bienes y del patrimonio.