Elegir una carrera universitaria puede convertirse en uno de los retos más importantes a los que debe enfrentarse cualquier estudiante al momento de salir del colegio. Para ello, se deben tomar en cuenta diversos factores, como el estado del mercado laboral. Si bien no es el más importante, es necesario considerarlo, ya que cada año los reclutadores de talentos están en búsqueda de profesionales que se adapten a las exigencias de las organizaciones, así como de la sociedad y su tiempo.

Esta situación cambió en abril de 2020, el mes más complicado en términos laborales por las restricciones sanitarias de la pandemia. En total, fueron más de 12 millones de mexicanos que salieron del mercado laboral. Sin embargo, hasta agosto de ese año ya se habían reincorporado 7.8 millones, el 65 % del total. Así, con este avance, la Población Económicamente Activa (PEA) ascendió a 53.2 millones de habitantes; que se encuentran dentro del mercado ya sea porque tienen una profesión o vínculo laboral o porque no lo tienen, pero sí lo están buscando de manera activa.

Frente a este nuevo panorama, el estudiante que egrese de una institución escolar tendrá que tomar una decisión basada en conocer la cartera de carreras profesionales que existen. Sobre este tema, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) desarrolló una herramienta en la que es posible revisar 52 carreras universitarias, el promedio de ingresos y si la elección de la carrera en el futuro representa una buena inversión.

Entre las carreras con menor salario se ubican la asesoría educativa, el trabajo de atención social y las lenguas extranjeras. A juicio de Luis Castillo, fundador de EducaLinkApp, si bien en la actualidad las lenguas extranjeras no están bien remuneradas, no cabe duda de que en los próximos años el panorama cambiará. “Los estudios han demostrado que los beneficios económicos en más de un idioma no se limitan al dominio del inglés. En un futuro, el mercado laboral en América Latina necesitará de profesionales que dominen una amplia gama de idiomas, entre los que destacan el chino, portugués y alemán. Todo esto con el objetivo de seguir fortaleciendo el comercio entre los países europeos y asiáticos, así como el respeto mutuo y la confianza entre las personas de culturas diferentes”.

Dentro de su estudio en el primer trimestre de este año, las carreras mejor pagadas corresponden a medicina, finanzas, ingeniería mecánica, ciencias de la computación, ingeniería industrial y minería y extracción. En cuanto al talento femenino, las carreras más demandadas corresponden al campo de los negocios, administración de empresas y enfermería. Es menor su incursión en agronomía e ingenierías.

Por otra parte, el mayor salario detectado por el IMCO, corresponde a los hombres con estudios de posgrado que cotizan alrededor de 23 mil personas, en oposición al de las mujeres sin instrucción que perciben alrededor de 4888 pesos mensuales. Es decir, existe una diferencia de 4.72 veces entre el salario mayor y el de menor denominación.