Sobre los cambios que pudieran darse, una vez que el gobierno federal, puso a Aguascalientes en Semáforo Rojo, el vocero de la Diócesis de Aguascalientes, P. Rogelio Pedroza González, señaló que mientras las autoridades estatales, no les den nuevas indicaciones, seguirán oficiándose misas, con afluencia del 30 por ciento de capacidad de cada parroquia; y se respetará el protocolo de sanidad, como siempre los han hecho.
Dijo que los sacerdotes oportunamente fueron informados sobre las medidas que deben seguir en esta emergencia sanitarias; los fieles que acudan a los templos deben hacerlo con cubrebocas y guardar la sana distancia, entre ellos; los católicos tienen plena libertad de recibir la comunión en la boca o en la mano, es decisión de ellos.
Reiteró que mientras no haya nuevas indicaciones, seguirán su curso las celebraciones religiosas; las misas se oficiarán como se ha hecho en los últimos meses y las celebraciones especiales deben atender las indicaciones que se les den para una confirmación o primera comunión; hay quienes consideran exageradas las medidas, pero deben respetarse.
No se han suspendido las pláticas para poder recibir esos sacramentos, se programan grupos muy reducidos y en el caso de las celebraciones, se hacen las necesarias, para garantizar una afluencia reducida.
Las parroquias también cuentan con gel antibacterial, para protección de los asistentes.
En las confesiones también se guarda la sana distancia; la Diócesis hace lo necesario para cumplir con el protocolo sanitario, en beneficio tanto de los feligreses como de los párrocos.
Los sacerdotes continúan con su misión de orientar y apoyar a quien lo requieran, son aliados de la grey católica y están disponibles para lo que se ofrezca.