sapiensDavid Reynoso Rivera Río
En mi publicación anterior, compartía mis ideas e invitaba a ustedes, mis lectores, a creer que México puede lograr grandes cosas en cualquier ámbito. El desempeño mostrado por nuestro conjunto nacional en los primeros dos partidos de la justa mundialista de fútbol, ha sido bastante aceptable, razón por la cual debemos seguir creyendo. Si bien se obtuvo un buen y valioso resultado en el partido contra la selección de Brasil, tampoco debemos confiarnos y mucho menos conformarnos, debemos salir avante en la búsqueda del máximo logro posible.
Cada día somos más los jóvenes que demostramos que México aprovecha al máximo su bono demográfico y cuenta ya con una “nueva generación” de orgullosos ciudadanos que dejan atrás el fatalismo derrotista, el victimismo y las teorías de la conspiración. Somos mexicanos conscientes de que el mundo gira en torno a un sistema basado en competencias que van de la mano de la globalización, por lo que nos preparamos para enfrentar grandes retos y sobresalir.
Construir nuestras ilusiones, es el primer paso para poder consolidarlas. Recordemos que la ilusión puede ser un concepto tan amplio que aparece en nuestro ser para motivarnos a lograr grandes cosas. Me gustaría recordar lo que Blas Pascal sabiamente manifestaba: “El hombre tiene ilusiones como el pájaro alas, dado que eso es lo que lo sostiene.”. Exhorto entonces a todos ustedes, a convertirnos en verdaderos constructores de ilusiones y de esta manera lograr destruir todos aquellos pensamientos negativos y pesimistas.
Recordemos que todo gran logro, siempre ha venido acompañado de una ilusión. Los profesionistas de hoy, fueron estudiantes con ilusiones anteriormente; los grandes inventos fueron impulsados por científicos con ilusiones y las grandes empresas crecieron gracias a las ilusiones de sus emprendedores.
Que la euforia y el ambiente mundialista que nos rodea en cada rincón, sirva para darle un aire de frescura a todas nuestras ilusiones. Aprendamos a creer en nuestros sueños y en nosotros mismos, aprendamos a trabajar en equipo, aprendamos a luchar por nuestros sueños, aprendamos a perder y sacar adelante los aprendizajes de las derrotas para que también aprendamos y sepamos ganar dignamente.
Espero que nuestra participación en el mundial sea aún mejor, de tal manera que nos permita avanzar a la segunda ronda y seguir alimentando las ilusiones de todos. Mientras tanto, yo seguiré creyendo y escribiendo estas letras con mis opiniones cargadas de tintes mundialistas para demostrar que sí se puede.
Correo: davidreynoso40@hotmail.com
Twitter: @davidrrr