Ailyn Ríos
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El trabajo desde casa, que se vio acelerado durante 2020 por la crisis sanitaria derivada del Covid-19, tiene dos caras.
Aunque para muchos colaboradores representó un cambio positivo al ahorrar recursos y tiempo en transporte e incluso permitirles una gestión más libre para sus actividades cotidianas, para otros significó estar en situaciones de estrés y hasta violencia intrafamiliar, explicó Alma Rosa García Puig, directora general para México de Great Place To Work(R) (GPTW).
“Hay muchos empleados que están contentos con home office porque ya no se tienen que trasladar dos horas a la oficina, tienen más tiempo de calidad, pero también tenemos que ver a esos empleados que trabajan en espacios confinados, con estrés, con violencia intrafamiliar.
“Nos corresponde ahora, como empresas, el fomentar un liderazgo mucho más humano, más cercano con una comunicación diferente para que podamos entablar otro tipo de conversaciones con el personal”, dijo la directora general para México de GPTW(R) en el primer día del Summit 2021: Posibilidades infinitas para todos.
Durante el evento en el cual se reconocieron a diversas empresas como uno de Los Mejores Lugares para Trabajar® en México 2021, García Puig dijo que en el momento en que una empresa o líder voltea a ver a su empleado y lo quiere hacer sentir bien; el empleado inmediatamente va a retribuir comprometiéndose con la organización, trabajando en pro de la compañía para sacar los objetivos adelante.
Una vez que las empresas son certificadas como GPTW, éstas tienen 30 por ciento menos de rotación voluntaria, tienen tres veces más probabilidades que los colaboradores den de sí y quieran dar más por la empresa, también el retorno en la bolsa es mucho más alto en promedio en las empresas en las que son GPTW(R) que en las que no, agregó.
“Es bien importante que dejemos afuera esta parte de decir que la cultura no importa, claro que importa, la cultura es la columna vertebral de las empresas. No se trata de entrar a una empresa y ver un cuadro maravilloso donde vemos los valores, la misión y la visión de la empresa cuando en realidad no se viven así y no son así, se tiene que vivir desde dentro.
“Hemos visto muchas veces en tiempo de crisis y lo hemos visto en la pandemia que las empresas que están certificadas en GPTW(R) sortearon mejor la pandemia por tener una cultura mucho más sólida que las empresas que no están certificadas”, comentó García Puig.
Agregó que el 2020, el año de la pandemia, puso a prueba a la humanidad, a las organizaciones, a los gobiernos y a las empresas.
Como empresa, Great Place To Work(R) no estuvo exenta de la aceleración de la transformación digital por lo que desarrolló la plataforma LeaderGo! que está próxima a lanzarse en junio y contará con webinars, cursos, networking y foros, tanto para sus socios como para el público en general.
La digitalización es el legado que García Puig quiere dejar en GPTW(R).
Michael C. Bush, CEO global de Great Place To Work(R) dijo también durante la inauguración que las empresas rankeadas por la organización se distinguieron por ser flexibles y hacer cambios rápidos.
Las empresas que tienen las mejores prácticas dentro de su cultura de trabajo y que las lleva de forma óptima tienen un mejor desempeño financiero, esto ha sido demostrado y documentado en el trabajo que hace Great Place To Work(R) alrededor del mundo, dijo Bush
“En 2021 y 2022 haremos cosas que las personas creían que pasarían en 2028 o 2030. Aceleramos una nueva forma de hacer las cosas.
“La transformación digital ha sucedido y estamos ajustándonos para encontrar un nuevo modo de hacer cosas nuevas, cuidarnos, aprovechar la tecnología para proveer servicios superiores a nuestros clientes. Esto es un fenómeno global y sabemos que nuestra ventaja competitiva es nuestra gente”, comentó Bush.