Una vez que se filtró el avance de la revisión de las cuentas públicas estatales, de lo que el Órgano Superior de Fiscalización se deslindó, sería conveniente y políticamente sano que se diera el avance de lo que se lleva de la revisión en los municipios.

El presidente del Consejo Consultivo de la Barra de Abogados del Estado de Aguascalientes y ex secretario técnico del Sistema Estatal Anticorrupción, Eric Monroy Sánchez, recordó que no se debe olvidar que el año pasado hubo observaciones cuantiosas en los municipios, particularmente en la capital, sin embargo poco o nada se sabe de si se solventaron, pues al involucrar el interés político de los grupos al interior del Congreso del Estado, parece que lo dejaron de lado.

Si bien faltan unos días para la realización de la sesión extraordinaria del Congreso del Estado, en la que se someterán a aprobación las cuentas, “no quisiéramos ver cuentas rasuradas tan sólo para cuadrarlas y evitar las dudas sobre su manejo”, por eso sería sano que si ya se dio un adelanto de lo que pudiera haber en la administración estatal, se hiciera lo propio con el avance que se lleva en los 11 municipios.

Otro gran reto para el sistema es atender los boquetes trianuales en los municipios de Aguascalientes, ya que el Congreso se apresura a aprobar las cuentas públicas y nunca se revisa el cumplimiento de las observaciones quedando grandes pendientes sobre ello; “sólo Rincón de Romos hace algunos trienios logró encarcelar a su ex presidente y recuperar ínfimas cantidades de dinero”.

Y ahora, tras las observaciones cuantiosas que se hicieron al Municipio capital el año pasado y que la alcaldesa está próxima a ser diputada plurinominal, sus cuentas “deben ser auditadas con lupa para evitar malos entendidos o falsas complicidades y que todo se transparente para que la ciudadanía tenga un panorama claro sobre las cuentas públicas”.

También es necesario que el Sistema Anticorrupción del Estado se ponga a trabajar en lo suyo, pues al cumplir ya su tercer año de operación, pareciera que “ya está muerto”; y es que el Osfags ha puesto en la cancha de la Comisión de Vigilancia las auditorías a las instituciones gubernamentales correspondientes al 2019, y se espera un trabajo pulcro en el que las manos de los políticos queden fuera, al menos sería lo ideal.

Finalmente, refirió que la expectativa del titular del Osfags, Francisco Muñoz Castillo, es que debe ser pulcro y demostrar que el cargo no le ha quedado grande, como se señaló cuando fue nombrado para el cargo, “debe demostrar su profesionalismo y que no le tiemble la mano para señalar lo que debe señalarse, sea a quien sea”.