Por: Itzel Vargas Rodríguez

La empresa de servicios financieros estadounidense Standard & Poor´s recientemente calificó que la deuda mexicana ya había pasado de una calificación negativa a una estable, lo que consecuentemente se comienza a ver reflejado en que el peso mexicano gana terreno o se recupera frente al dólar.

Una pequeña bocanada de aire fresco, si la comparamos con aquellos meses trágicos en que el dólar tocó y sobrepasó los 20 pesos.

Aunado a ello, el país ha tenido este año crecimientos económicos favorables que han sobrepasado incluso, las perspectivas de desarrollo que preveían muchos economistas y que, de inicio, con la llegada de Trump al poder, no eran tan favorables.

La realidad es que el que se decía ser un monstruo, Donald Trump, ha hecho gala de demostrar mundialmente que más bien es un tipo poco predecible, y, que aunque en un inicio cualquiera de sus amenazas hacia México impactaba minutos más tarde en la caída del peso mexicano… ahora muchas naciones lo han aislado de sus dinámicas comerciales y económicas, y mientras en Estados Unidos sufren la inestabilidad de las decisiones de este personaje, en lugares como la Unión Europea o China, están poniendo las manos a trabajar para beneficiarse de la enorme distracción interna, que en los Estados Unidos implica tener un presidente como él.

Eso, de alguna manera ya nos comienza a beneficiar. El peso se ha recuperado, la economía ha crecido ligeramente más de lo que se preveía, y aunque aún no se han garantizado temas cruciales como el mejoramiento del salario en el país o la disminución de la pobreza, podríamos sentirnos un poco aliviados en el tema económico, porque el panorama a inicios de año pintaba mucho peor…

El tema del Tratado de Libre Comercio es otro asunto pendiente, que, pese a las amenazas de Trump, la realidad es que México se consolida como uno de los principales socios comerciales de Estados Unidos, teniendo también lugar entre las 20 economías más importantes del mundo.

Y también dos recientes noticias que en el tema del turismo nos benefician son, que la ciudad de San Miguel de Allende recientemente fue considerada como “la mejor ciudad del mundo” tomando en cuenta calidad de vida, gastronomía, movilidad y muchos más factores; y por otra parte, México es el octavo país más visitado en el mundo, lo cual también es un buen referente que por su temática turística, beneficia de igual forma a la economía.

¿Por qué entonces todo esto casi no se ve, se siente o no se conoce?

Porque tenemos un Gobierno Federal del que se podría decir, ya no goza de credibilidad pública, y del que escándalos recientes tan fuertes como el de la aprehensión, deportación y juicio de un personaje tan odiado en Veracruz como lo es el ex gobernador Javier Duarte, que viene a menoscabar más la percepción pública con respecto al desempeño de la presidencia, o, que también ocurran “socavones” inmensos, producto de descuidos terribles en licitaciones de construcción pública y que cobren la vida de civiles como el recién accidente ocurrido en el paso-exprés de Cuernavaca… son hechos que eminentemente impactan en la sensibilidad popular que desmiente cualquier cifra oficial de logros del gobierno.

Es un asunto muy lamentable considerar que aquellos resultados positivos que se pudieran tener en un gobierno, definitivamente no tengan nada de eco después de una caída en pico llena de errores de gestión y escándalos de corrupción, porque un sector de gobierno puede estar haciendo bien las cosas, pero si tiene pésima percepción pública y no goza de credibilidad, prácticamente “nada” está ocurriendo para nadie.

En la percepción pública radica en realidad, la calificación total de un gobierno, porque finalmente la ciudadanía es quien reprueba o aprueba las acciones gubernamentales.

_________________________________

itzelvargasrdz@gmail.com / @itzelvargasrdz