El rotundo fracaso en la participación ciudadana de la Consulta Popular impulsada por el Gobierno Federal y realizada el pasado domingo, cuya asistencia fue menor al 8% de los inscritos en el padrón electoral, deberá de servir de reflexión para que las autoridades en turno no promuevan cualquier tema en dichos ejercicios. El vocero de la Diócesis, Rogelio Pedroza, consideró que al someter a consideración popular temas de poca importancia, se corre el riesgo de que la convocatoria resulte indiferente para las personas involucradas.
La Consulta Popular que significó una erogación superior a los 500 millones de pesos, no resultó atractiva para la gran parte de los ciudadanos mayores a los 18 años, por lo cual el vocero de la Diócesis precisó que la lectura que se le deberá de interpretar a lo anterior, es una forma de que los ciudadanos no lograron motivarse para asistir puntualmente a las Mesas Receptoras.
Agregó que el modelo de las consultas ciudadanas no son del todo mal ejercicio, siempre y cuando se puedan plantear preguntas de mayor importancia y transcendencia que terminen por convencer a las personas, de lo contrario, los resultados serán similares al apenas registrado hace algunos días.
Finalmente, Rogelio Pedroza dijo que las consultas ciudadanas que impulse el Gobierno Federal, tendrán que evitar de paso la confrontación respetando las distintas ideologías de todas las partes involucradas.

Así lo dijo:
“En ocasiones el silencio dice más que las palabras, así que se debe de interpretar esa voz apagada. Se debería de pensar en un futuro la temática de las preguntas para que sean exitosas porque habrá consultas que no tengan razón de ser y temas en los cuales sí se debería de tomar en cuenta la opinión del pueblo”, concluyó.