Se acabaron los tiempos en que los diputados y servidores públicos eran acaparadores de concesiones de taxis, algunas de las cuales eran registradas con prestanombres, en adelante, al menos en lo que corresponde a esta administración, serán para trabajadores del volante que durante años, han esperado la oportunidad de autoemplearse en el giro que más conocen.

Así lo manifestó el gobernador Martín Orozco Sandoval, en el acto en que hizo entrega simbólica de cinco títulos de concesión para autos de alquiler, de las primeras 120 liberadas, no sin antes aclarar que hasta ahora, ningún diputado ha hecho la petición, pero “que quede claro, aseguro que algunos quisieran, porque en legislaturas para atrás, en otros sexenios, ráscale y todos tenían; es más, en el sexenio pasado, de 418 casi 300 fueron compromisos y ciento y tantas solamente para choferes”.

El compromiso para este año fue entregar 200, aunque de momento son solamente 120 que tienen su expediente completo, pero se espera que este mismo año se emita una convocatoria nueva y de ser posible, antes que termine este 2021 entregar las 80 restantes y si es posible, otras más, “posteriormente, será a voluntad de los futuros gobiernos”.

Cabe mencionar que entre los 120 beneficiados con la concesión de taxi, la mayoría tienen entre 30 y 40 años trabajando en este sector, pero como empleados y con esto, tendrán la posibilidad no sólo de llevar el sustento a su familia, sino también contar con patrimonio propio.

600 en proceso de regularización

Tras conminar a los concesionarios a que no se deshagan de su concesión, pues en el mercado negro hay quienes ofrecen hasta 500 mil pesos por una, en entrevista refirió que son unas 600 concesiones que están en proceso de regularización, ya sea porque fueron vendidas y no se cambió el nombre del titular, “porque hay casos en que la venta se hizo por debajo de la mesa”.

El que haya tan elevado número de concesiones por regularizar, significa que en determinado momento fueron vendidas irregularmente, y que ahora, para dar certeza jurídica al nuevo dueño, se tendrá que hacer un programa de regularización.

Pero más allá de un tema de corrupción que pudiera haber, se trata de una práctica que se había hecho común en el gremio taxista, que es la venta de concesiones y al final el Gobierno podría cancelar o regularizar, y “nosotros tenemos un compromiso también de regularizar”.