Gloribel Amezola Tavares / El Heraldo

La baja autoestima y/o la depresión no se curan con cirugías plásticas, advierte el presidente del Colegio de Cirujanos Plásticos y Estéticos de Aguascalientes, Roberto Ramírez Macías, quien apuntó que en promedio el 5% de los pacientes que acuden a su consulta, están sufriendo dichos trastornos; “ante estos cuadros, el especialista debe abstenerse de realizar cualquier procedimiento y más bien sugerir la atención de un psicólogo o psiquiatra”.
El especialista indicó que es responsabilidad de los verdaderos cirujanos plásticos detectar este tipo de conductas y posteriormente negarse a realizar cualquier procedimiento en tanto el paciente no se encuentre estable emocionalmente.
“Nosotros podemos ayudar a un paciente que no esté en depresión, que no tenga falsas expectativas y que esté pensando en que al hacer un procedimiento quirúrgico la vida le va a cambiar y que todos sus problemas van a desaparecer”, informó el especialista.
Es por ello que no todas las personas son candidatas para hacerse algunos “arreglitos”, específicamente aquellas que atraviesan situaciones complicadas como la pérdida de un ser querido, un divorcio, o que han sido despedidas de sus empleos u otros factores. Indicó que en algunas ocasiones podrían querer solucionar con una cirugía plástica estas situaciones, decisión que es errónea.
La cirugía plástica, informó Ramírez Macías, “no es magia”, por lo que se tiene que analizar muy bien a cada paciente, puesto que habrá casos en los que la autoestima esté baja y tratan a través de procedimientos de esta índole, acrecentar su amor propio.
Por otro lado, refirió que es totalmente válido cuando un paciente busca mejorar su apariencia con cirugía plástica, tras haber sido objeto de burlas o bien cuando verdaderamente no se siente conforme con alguna parte de su cuerpo.