El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) en Aguascalientes, Axel Espinosa Teubel, estimó que la vivienda elevará su costo para finales del año entre 8 y 10%.
El incremento será resultado directo del alza en el precio del cemento y derivados, que entró en vigor a partir del primer día de julio, ya que en conjunto representan casi la mitad del material utilizado en una vivienda cuando la base de ésta es el block de concreto, explicó.
Adicionalmente, dijo, el uso del cemento es obligatorio para la urbanización de los nuevos asentamientos humanos en Aguascalientes, ya que la exigencia en calles y caminos es que sean de concreto hidráulico, por su durabilidad, y no hay opción para el uso de asfalto.
Espinosa Teubel aseguró que en el resto de los materiales para la construcción no se ha advertido tendencia alcista, y por el contrario, el precio del acero como es de competencia internacional, se ha reducido tal y como suele suceder en la dinámica normal de este insumo.
En ese contexto, dijo que la Canadevi estima que el efecto del alza que de manera unilateral y sorpresiva se dio nuevamente en este mes al cemento, se reflejará en diciembre, precisamente el mes en que se vende una importante cantidad de viviendas.
Explicó que especialmente la clase trabajadora aprovecha el ingreso extra que le significan el aguinaldo, cajas de ahorro y otro tipo de prestaciones económicas que recibe al final del año, para invertirlas en el patrimonio que representa una vivienda propia.
“Hay una cultura que cada vez es más fuerte en los trabajadores, y es la de contar con una propiedad, y el tema se ha convertido en expectativa de vida y reto prioritario aún para los más jóvenes, los cuales a veces ni siquiera están casados”.
La demanda ha crecido, además, producto del crecimiento en las cifras de empleo por la llegada de más empresas, de tal forma que teniendo una ocupación formal y segura, la aspiración de una vivienda propia va prácticamente implícita.
Axel Espinosa advirtió que la demanda seguramente no bajará, pero serán los trabajadores los que verán repercutido su recurso con precios más altos a finales de año, a los que desgraciadamente se están sumando otros productos de la vida diaria con un nivel inflacionario que mes con mes va para arriba.