Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Al cumplirse la mitad del sexenio, el Gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador ha dejado en claro su estrategia de realizar anuncios o difundir información de interés, justo cuando está inmerso en un escándalo o una oleada de cuestionamientos.
El 24 de diciembre de 2018, se registró el desplome del helicóptero en que el que viajaban el coordinador del PAN en el Senado, Rafael Moreno Valle, y su esposa, la entonces Gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso.
La tragedia, con un saldo de cinco muertos, ocurrió en medio de un ambiente de polarización derivado de los comicios locales, en los que el entonces aspirante de Morena y hoy Gobernador, Miguel Barbosa, había denunciado fraude en las urnas.
En ese momento, el Presidente López Obrador no había reconocido el triunfo de la panista. Los hechos desataron una polémica y voces del panismo exigieron el esclarecimiento del caso.

Huachicol
Apenas tres días después, el Mandatario anunció el Plan Nacional contra el Robo de Hidrocarburos, con la participación de 15 dependencias federales y de las Fuerzas Armadas en la vigilancia de refinerías, terminales de almacenamiento y despacho, estaciones de rebombeo y el centro de control México, además de sistemas de distribución.
Explicó que el objetivo era frenar el robo de huachicol, que generaba pérdidas por 200 millones de pesos diarios.
El 23 de marzo de 2019, el Presidente fue abucheado durante la inauguración del nuevo estadio de béisbol de los Diablos Rojos de México, propiedad del empresario Alfredo Harp Helú.
Atribuyó la reacción de la tribuna a la existencia de una «porra fifí». El episodio dominó las redes sociales y la rechifla fue registrada en los medios de comunicación.
Dos días después, el 25 de marzo, López Obrador anunció que había enviado sendas cartas al Rey de España y al Papa Francisco para sugerirles que pidieran perdón a los pueblos originarios de México y reconocieran los abusos perpetrados durante la Conquista.
El 4 de noviembre de 2019, miembros del crimen organizado masacraron a tres mujeres y seis niños de las familias Langford, LeBarón y Miller, en Bavispe, Sonora.
El ataque, que también dejó varios lesionados, provocó indignación y críticas contra la estrategia de seguridad de la Federación para enfrentar a las organizaciones criminales.
El 10 de noviembre, el Gobierno de la 4T anunció que el ofrecimiento de asilo al entonces Presidente de Bolivia, Evo Morales, quien dejó su país en medio de cuestionamientos sobre el resultado de las elecciones, en las que había contendido por cuarta ocasión consecutiva.
Dos días después, los ojos estaban puestos en la llegada del dirigente boliviano, y en la compleja travesía de funcionarios de la Cancillería y elementos de la Fuerza Aérea Mexicana para poder protegerlo y traerlo a salvo a territorio nacional.

La rifa del TP-01
Para enero de 2020, tras cumplirse un año del fracaso en la venta del avión presidencial, López Obrador anunció su decisión de rifarlo.
La idea fue planteada en medio de cuestionamientos sobre la utilidad y el costo que representa para el erario mantener estacionada la aeronave en un hangar de la empresa Boeing, en Estados Unidos, en espera de un comprador.
El anuncio del sorteo, que estuvo a cargo de la Lotería Nacional, acaparó espacios de la opinión pública, donde se reprodujeron memes y burlas sobre la complejidad que representaría para un ciudadano común ganar una aeronave que vale más de 130 millones de dólares.
La idea inicial era vender 6 millones de boletos, con un costo de 500 pesos, para recuperar el valor del polémico avión y obtener unos 3 mil millones de pesos.
Sin embargo, al final el avión solo sirvió como imagen para la rifa en la que se repartieron 100 premios de 20 millones de pesos.
El sorteo se convirtió en un asunto recurrente en las conferencias del Presidente, quien intentó utilizar el tema para evadir cuestionamientos sobre problemas como el incremento de los feminicidios.
En febrero del mismo año, reprochó que se le hicieran cuestionamientos sobre la violencia de género, justo el día que la FGR anunciaba la recuperación de 2 mil millones de pesos, entregados al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep) y que, de entrada, servirían para pagar los premios de la rifa.
«Estoy muy contento. Si vengo a decirles que empieza la semana que recibimos dos mil millones para la gente que lo necesita y me van a voltear el sentido de esta conferencia, sí no me gusta eso», reprochó.
«Miren, no quiero que el tema sea nada más lo del feminicidio, ya está muy claro. Se ha manipulado mucho sobre este asunto en los medios».
Este viernes 3 de diciembre, se cumplen tres años de que el avión fue puesto a la venta.

El plan del BOA
El 9 de junio de 2020, el Presidente denunció la existencia de un grupo denominado Bloque Opositor Amplio (BOA), que estaría tramando un plan para quitarlo del poder, derrotando a Morena en las elecciones de 2021 y la revocación de mandato de 2022.
Según el Mandatario, la trama quedó plasmada en un documento, con sello de confidencial, que simplemente llegó a Palacio Nacional.
Entre los impulsores del plan incluyó a empresarios, organizaciones civiles y empresariales, medios de comunicación, columnistas, 14 gobernadores, los ex Presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, consejeros del INE, magistrados del Trife y dirigentes nacionales del PRI, PAN, MC, PRD y México Libre.
La simple presentación provocó que el tema dominara el debate público, dejando atrás los escándalos por el incremento del 7.5 por ciento en el número de víctimas de la corrupción durante el primer año de la 4T, el 7 de junio como el día más violento del año, con 117 ejecutados, y la confrontación con los gobernadores que exigían criterios claros para enfrentar la pandemia y recursos para la reactivación económica.

La pacas de Pío
El 20 de agosto del año pasado, Pío López Obrador, hermano del Presidente AMLO, fue exhibido en un video, grabado en 2015, en el que recibía dinero en efectivo, empacado en sobres de papel.
La persona que entregó los billetes era David León, ex Coordinador Nacional de Protección Civil, quien tenía solo unos días de haber sido nombrado titular de la nueva distribuidora de medicamentos del Gobierno federal.
Cinco días después, y por primera vez desde que llegó al poder, López Obrador se subió al avión presidencial para exhibir los lujos del TP-01, a los que calificó como «un insulto a la pobreza» que vive el País.
Desde la aeronave retomó la promoción de la rifa y aseguró que los recursos recaudados en el sorteo servirían para la compra de insumos médicos.
En esa misma fecha, anunció que estaba dispuesto a promover personalmente una consulta para el juicio por actos de corrupción de los ex Presidentes, aún cuando había declarado -en diversas ocasiones- que el tema tendría decidirse a petición de la ciudadanía.
Para el fin de ese mes, legisladores y militantes de Morena iniciaron la recopilación de firmas para solicitar que cinco ex Presidentes –Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto– sean llevados a juicio.

Tragedia de la Línea 12
El 3 de mayo de este 2021, un tramo elevado de la Línea 12 del Metro se desplomó, dejando un saldo de 27 muertos y decenas de lesionados.
Los hechos se registraron un mes antes de los comicios y en la Ciudad de México, considerada un bastión electoral de Morena.
Las responsabilidades sobre la tragedia apuntó a dos de los políticos más cercanos a López Obrador y que hoy son considerados presidenciables rumbo al 2024: Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard.
El tema apenas fue abordado por el Presidente en sus conferencias mañaneras.
«Esto no es de irse a tomar fotos, al carajo ese estilo demagógico e hipócrita», soltó al ser cuestionado sobre la posibilidad de visitar a los afectados.
Con el escándalo en pleno, los días 6 y 7 de noviembre, el Jefe del Ejecutivo abrió un frente en la relación bilateral con Estados Unidos.
Tras ser cuestionado sobre la información publicada por una revista, acusó a la Embajada norteamericana de injerencista, por financiar a la organización MCCI. Su reclamo escaló e instruyó a la Cancillería a enviar una nota diplomática al Gobierno estadounidense, no solo con un reclamo, sino con una petición para suspender la entrega de fondos.

Caso Lozoya
El caso más reciente se registró el pasado 10 de octubre, cuando se difundieron en redes las fotografías del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, cenando en un restaurante de comida china, en Las Lomas de Chapultepec.
La publicación generó un escándalo y exacerbó la percepción de impunidad provocada por el hecho de que el ex funcionario peñista no hubiera pisado la cárcel desde su extradición a México, desde julio de 2020.
La indignación por la conducta del testigo colaborador de la FGR alcanzó al propio Presidente, quien consideró que lo ocurrido no solo era inmoral, sino un acto de provocación.
Con el tema aún presente en los medios y las redes, las mañaneras dieron origen a un nuevo escándalo: los ataques del Jefe del Ejecutivo contra la UNAM.
A partir del 21 de octubre, López Obrador acusó a la casa de estudios de haberse derechizado, de volverse individualista, de no estar a la altura, de perder su esencia, de permanecer callada frente al saqueo de los gobiernos neoliberales.

Critica de la prensa extranjera
En un artículo de opinión, la revista británica «The Economist» criticó al Mandatario, por considerar que la consulta ciudadana sobre el juicio a los ex Presidentes era «una parodia al Estado de derecho, pero también una herramienta para distraer la atención de los fracasos políticos».
Un mes después, Jorge Santibáñez, presidente de Mexa Institute, publicó en el periódico norteamericano «The Washington Post» que la demanda del Gobierno mexicano contra los fabricantes de armas en Estados Unidos, interpuesta en agosto, «es un distractor» para no aceptar su fracaso en el combate al crimen.

¡Participa con tu opinión!