RODRIGO AVALOS ARIZMENDI

El día de ayer de manera inesperada se decretó la Fase 3 de la Pandemia del Coronavirus. Temprano en la mañanera de López Obrador se hizo el anunció que se pensaba sería hasta dentro de dos semanas. Pero la situación que se está viviendo en el país hizo que esta fase se adelantara y se pusiera en marcha para tratar de revertir lo más pronto este flagelo y de esa manera salvar vidas. La verdad es que esto ya se veía venir pues a lo largo y ancho del país habíamos venido observando cómo un muy alto porcentaje de la población no estaba acatando en lo absoluto las medidas de seguridad que el gobierno federal había implementado, principalmente el no salir de las casas si no era absolutamente necesario así como el uso de cubre bocas para quienes salieran a las calles. Era desesperante el ver en las pantallas de televisión los noticieros nocturnos en donde se veía a la gente andar en las calles como si nada, sin usar los cubre bocas ni respetar la sana distancia de metro y medio. Increíbles escenas de los tianguis, mercados, jardines y parques recreativos a donde la ciudadanía acudía en gran número como si nada. Mucha pero mucha gente. Lo que sí es terrorífico son las aglomeraciones de miles de personas, que al final del día suman millones de ciudadanos, en las estaciones del Metro en la Ciudad de México. Y lo más inaceptable: Miles de esas personas no usan el tapa bocas a pesar de que en las entradas a las diferentes estaciones del Metro ¡se les están obsequiando! Mucha gente los agarra pero para guardarlos en su bolsa o mochila, con un dejo de fastidio como si hicieran un favor cuando en realidad lo que las autoridades tratan es de ayudarles a preservar simple y sencillamente la vida. En verdad una actitud injustificable.

A partir de ahora si deberá ser más estricto el observar las medidas precautorias: Salir de las casas solo si es muy necesario, usando de manera obligatoria el tapa bocas; el lavado constante de manos así como el uso de gel anti bacterial para sanitizar las manos.

Es innegable que el gobernador Martín Orozco ha estado muy atento y preocupado por esta situación y no le falta razón pues el gobierno federal no ha accionado de manera acorde, y pareja, con los apoyos necesarios para afrontar esta situación y por eso se ha manifestado a través de los medios nacionales de comunicación exigiendo que la Federación aporte los recursos e insumos que solventen de manera decorosa la crisis que se está presentando. A fuerza de ser sinceros debemos decirle que la respuesta del jefe del ejecutivo ha sido tibia, como que a los estados gobernados por la oposición solo les dan largas o insumos de pésima calidad como lo vimos la semana pasada con las batas que llegaron que eran casi de papel. Sin embargo el gobernador no se ha detenido para seguir poniendo todo lo que está dentro de sus facultades y está accionando de manera enérgica, como lo anuncio ayer en conferencia de prensa inmediatamente después de que el presidente anunció la fase 3 de la Pandemia. Martín Orozco dijo que la salud de los aguascalentenses era prioridad de su gobierno y anunció algunas reglas que deberá cumplir la población a partir del próximo viernes que se publique el decreto en el cual se establecerá: La obligación del uso del cubre bocas en cualquier lugar público en donde haya una concentración de personas, y puso como ejemplo los mercados –agropecuario, central de abastos, por ejemplo- en donde será obligación de usarlos no solo los usuarios sino también los prestadores de servicios, o sea los locatarios, todos los trabajadores de esos lugares tendrán la obligación de usar cubre bocas o caretas. Además deberán de realizar la sanitización, todos los días, de los locales debiendo además usar – y proporcionar- gel. Como usted podrá ver son tres medidas obligatorias para cada uno de los propietarios de esos lugares.

Otra obligación a partir del próximo viernes es que todo el transporte público, principalmente los camiones y combis también cumplan con esos tres requisitos. Y es que es innegable que hay personas que no pueden quedarse en su casa por su trabajo y entonces existe la obligación de cuidarlos en el traslado a sus obligaciones u ocupaciones esenciales. Los choferes usarán cubre bocas y no se permitirá que ningún usuario se suba al transportes si no lleva cubre bocas. Deberá haber gel a la entrada del transporte, camiones y combis. La sanitización de las unidades se deberá de realizar después de cada vuelta. Las anteriores serán medidas obligatorias que si no las cumplan serán sancionados – con multas o clausuras temporales o definitivas y puede haber arrestos hasta por 36 horas- y para ello habrá guardias e inspectores sanitarios que vigilarán que se cumpla con la normatividad.

Ideal sería que también se implementara el toque de queda así como el obligar hasta con el uso de la fuerza pública el uso del tapa bocas entre la sociedad civil. Ya basta de soportar que muchos inadaptados soslayen las reglas implementadas por las autoridades sanitarias, pues eso implica echar por la borda el esfuerzo que hagan los ciudadanos que sí están cumpliendo con las indicaciones pero lo que de nada servirá con tan solo cruzarse en el camino o en algún comercio con quienes no obedecen.

La Pandemia que estamos viviendo –y padeciendo- va para largo. Muy difícil será que para el primero de junio, como lo está planteando el gobierno federal, se vea otro panorama, y mucho menos que en esa fecha se reanuden las clases en las escuelas. No, no es creíble. A este túnel se le verá la luz cuando los científicos den con la vacuna que nos proteja y eso no será pronto, se calcula que de menos se llevará un año más para que se logre. Por ello a la humanidad no le queda de otra que seguirse cuidando de manera estricta con la cooperación de todos los habitantes del planeta.

Lo que implementara el gobierno estatal a partir del próximo viernes es para que se tenga una mayor tranquilidad y para que se pueda seguir controlando la Pandemia. Lo anterior, estimado lector, es un tema de conciencia, si cooperamos todos con la parte que nos toca como es el no salir de casa, el lavarnos las manos de manera constante, el usar tapa bocas cuando salimos a realizar algunas compras de víveres por ejemplo, se podrá salir adelante de manera muy positiva. No será fácil esta tercera fase pero como quiera que sea hay que salvarla. Las acciones que con firmeza está implementando Martín Orozco en algunos puede provocar malestar pero son las únicas con las que esta situación podrá ser superada….no hay de otra.