En Pabellón de Arteaga, sus adultos mayores sí quieren ser vacunados contra el COVID-19, muestra de ello es que desde el momento que se enteraron que llegarían biológicos para ese lugar, se mostraron listos para asistir a los centros de vacunación, que ayer lucieron con largas filas de personas que pacientes, esperaron el turno que les correspondió para ser inoculados.

Desde temprana hora muchos comenzaron a llegar y de manera ordenada hicieron fila para recibir el turno que les correspondió para pasar a ser vacunados. Las largas filas de adultos mayores de 60 años fuero notorias a la distancia en las secundarias técnicas No. 3 y 23 en la cabecera municipal, así como en la telesecundaria de la comunidad “Emiliano Zapata” de dicho ayuntamiento.

La historia de lo ocurrido en los municipios de Rincón de Romos, Cosío y San José de Gracia, donde se inició con esta campaña de vacunación anti-COVID, se repitió en Pabellón de Arteaga, pues a sus centros de atención para la inoculación, acudieron hombres y mujeres de la capital del estado, a los que, de acuerdo a los Siervos de la Nación que estuvieron coordinando la larga fila y controlando el acceso, no se les pudo negar la vacuna, pero se les advirtió que para la segunda dosis, tendrían que acudir al mismo lugar a recibirla.

Fue así que entre los que esperaban entrar a los centros de vacunación, fue posible encontrar caras conocidas, de ganaderos y políticos, sí, adultos mayores pero que tienen su domicilio en la capital del estado, que pudieron recibir la vacuna tras la espera de varias horas en tanto avanzaba la fila. Los rostros en general eran de esperanza y de ver ya la pequeña luz en el oscuro camino de casi un año de COVID-19 en la entidad.

De acuerdo a la información proporcionada por el alcalde de Pabellón, Cuauhtémoc Escobedo Tejada, para la aplicación de las primeras dosis para los adultos mayores de Pabellón, fueron enviadas 3 mil 600 dosis que serían aplicadas entre ayer y este viernes, cantidad menor al número de personas con más de 60 años que hay en dicho lugar, en donde se estima que hay más de 8 mil 600.

Sin embargo, es un alivio el que ya se cuente con la vacuna al menos para la primera parte de adultos mayores, que es el rango de edad en que su población estuvo falleciendo por las complicaciones generadas por la COVID, y que por fortuna, en las últimas tres semanas, se ha logrado reducir el índice de contagios y decesos, tras haber permanecido en semáforo rojo en reiteradas ocasiones.

Y esto ha sido posible, aseguró, por la rigidez con que se ha actuado, pues los salones de fiesta siguen cerrados, al igual que la zona de tolerancia y los antros y merenderos, además de otras restricciones que se tienen a pesar del costo político que pudiera enfrentar, porque para él, como para la mayoría de los habitantes de Pabellón, la salud es primero.