Sentencias que van de los 25 a los 30 años de prisión, fueron las que recibieron tres sujetos que en el mes de marzo del año 2021 asesinaron a un joven para robarlo, en el interior de su domicilio ubicado en el fraccionamiento Vista de las Cumbres.
Durante una audiencia de individualización de penas, el Tribunal de Enjuiciamiento del Poder Judicial del Estado encontró culpables del delito de homicidio doloso calificado con motivo de robo a tres individuos que participaron en el crimen, de quien fue identificado como Carlos Miguel, quien contaba con 35 años.
Los tres sentenciados fueron identificados como Ricardo Fabián Ruiz Carrillo, quien permanecerá 30 años en prisión; mientras que a sus cómplices Luis Ángel Saucedo Hernández y Juan Ignacio Gutiérrez Gutiérrez se les impuso una pena de 25 años.
El agente del Ministerio Público de la Vice fiscalía Jurídica y de Litigación de la FGE aportó durante todo el proceso los elementos de prueba suficientes que acreditaron la participación de los tres imputados en el asesinato de Luis, con la intención de robarle sus pertenencias.
De acuerdo con las investigaciones que realizaron agentes del Grupo Homicidios de la PDI, en fecha 20 de marzo del 2021, siendo aproximadamente las 18:00 horas, Ricardo Fabián y Juan Ignacio se dirigieron al domicilio de Luis Ángel, ubicado en la calle Cecilia Leal, en el fraccionamiento Rodolfo Landeros Gallegos, lugar donde comenzaron a ingerir bebidas alcohólicas.
Posteriormente, a las 23:00 horas, ambos sujetos invitaron a Luis para que los acompañara a una vivienda ubicada en la calle Tuba y casi esquina con la calle Espiga, en el fraccionamiento Vistas de las Cumbres, con la intención de cobrar un dinero que les debían.
Cabe destacar que en esa vivienda habitaba la víctima Carlos Miguel, siendo el caso que Ricardo tocó el timbre en reiteradas ocasiones, sin que nadie atendiera la puerta, por lo que procedieron a retirarse.
Sin embargo, a las 02:00 de la madrugada del domingo 21 de marzo volvieron a regresar, pero esta vez Ricardo Fabián se brincó por el patio trasero y, una vez en el interior, les abrió la puerta a sus cómplices Luis Ángel y Juan Ignacio.
Pero cuando comenzaron a apoderarse de diversos objetos, fueron sorprendidos por Carlos Miguel, quien estaba dormido en una de las habitaciones. Al verse descubiertos, los tres sujetos atacaron brutalmente a la víctima, provocándole severas lesiones en la cabeza y el cuello.
Una vez que lograron someter a Carlos Miguel, los tres sujetos se apoderaron de un teléfono celular, una computadora laptop, una tableta, además de otros aparatos electrónicos y una cartera. Ya con el botín en su poder, los sospechosos escaparon con rumbo desconocido.
Debido a que no contó con asistencia médica, Carlos Miguel murió más tarde a consecuencia de las lesiones que sufrió. Fue hasta el día 24 de marzo, que su papá encontró el cadáver cuando fue a visitarlo.