Un centenar de camiones viejos, en malas condiciones y que no cumplieron con los requisitos que marca la Ley de Movilidad para prestar el servicio, tuvieron que ser retirados de circulación en los últimos meses y cabe la posibilidad que todavía anden por ahí algunas unidades “piratas”, manifestó el secretario general de Gobierno, Enrique Morán Faz.

De acuerdo al estudio económico hecho por una empresa independiente, los 9.50 pesos de la tarifa actual, permiten a los permisionarios dar mantenimiento a sus camiones y no tener pretextos de dejarlos caer para que se conviertan en chatarra otra vez.

A éstos y otros a los que se les sacó de circulación en este año, Morán Faz advirtió que no se arriesguen a sacar a circular y prestar el servicio de manera clandestina, menos a pretender cobrar los 9.50 actuales, pues de encontrar que haya camiones sin licencia, ni permiso ni documento alguno, se les retirará de manera inmediata además de aplicar al dueño, una multa por 40 mil pesos.

Hasta ahora han sido 100 retirados, algunos de los cuales se fueron a un litigio ante la Sala Administrativa del Poder Judicial del Estado, a los que se les ha resuelto en contra, el amparo al que recurrieron justificaba que no les habían renovado el permiso temporal, pero se comprobó que la negativa fue simplemente por no cumplir con la norma.

De acuerdo a la Ley, la normatividad indica que los camiones deben tener no más de 10 años en su modelo, estar en condiciones óptimas de mantenimiento para que no se ponga en riesgo a los usuarios, y resulta que los que fueron sacados de circulación, simplemente no cumplieron.

El secretario general de Gobierno comentó que cabe la posibilidad que todavía haya alguna persona por ahí que se atreva a sacar a circular y prestar servicio a su camión viejo, “se arriesgan a cobrar por unos días o algunas horas, meten y sacan su camión, pero si lo agarramos no sólo van al corralón y va ser complicado que lo recuperen, además de la multa de 40 mil pesos, lo que hará su situación más difícil”, por eso el llamado para que no  lo intenten.