Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La inseguridad en las carreteras mexicanas fue la principal queja de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar) ante candidatos presidenciales.
En la Expo Santa Fe, ante más de 300 invitados que recibieron por separado al emecista Jorge Álvarez Máynez, a Xóchitl Gálvez, del PAN, PRI y PRD, y a Marcelo Ebrard, representante de la morenista Claudia Sheinbaum, se dio por conocido el problema de la inseguridad.
El 1 de febrero pasado la Canacar, que traslada 600 millones de toneladas de bienes y mercancías al año y genera 3 millones de empleos directos, según sus propias cifras, publicó una carta dirigida al Presidente Andrés Manuel López Obrador en la que denunció que los delitos en agravio del autotransporte los lastima a diario y que lo peor es la violencia con la que se cometen.
Pero a eso se agregaron denuncias del mal estado de las carreteras, los costos de las casetas para los transportistas, la falta de apoyo para renovar la flota y hasta el abuso en el cobro en el AIFA.
«Tenemos problemas de seguridad, tenemos problemas de impuestos, tenemos problemas en los cuales no nos ayudan absolutamente nada porque todo lo que hacemos nos lo cobran. Pero no hay ningún decreto, no hay nada en la cual digan cómo vamos a ayudar a las empresas que están generando empleo», reprochó la delegada Lisset Almazán.
El presidente de la Canacar, Miguel Ángel Martínez Millán, pidió apoyo para capacitar a los operadores contra los asaltos, para resolver la falta de 50 mil conductores, entre los que han emigrado a Estados Unidos y los que se han jubilado, para renovar la flota vehicular y mejorar la infraestructura en sitios de traslado y carga.
«Tú debes de saber que hoy para nosotros es un costo tan grave y tan delicado el que nuestros equipos se exponen por carreteras en tan pésimo estado», dijo Martínez Millán a Gálvez.
Miguel Juárez, delegado de la Canacar en la Ciudad de México, preguntó a la aspirante qué pasaría con el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, a donde el Presidente mandó trasladar los vuelos de carga y donde los militares les han impuesto los cobros extra.
«Tenemos que pasar forzosamente por un patio, si no pasamos por ese patio, no podemos ingresar al recinto fiscal. Y esa es una tarifa bastante grande, porque es un banderazo de 345 pesos y en horarios una hora vale 500 pesos, está encareciendo aparte de las distancias que tenemos para llegar allá a cumplir nuestras funciones. Estamos en la base militar y tenemos que apegarnos a lo que nos digan los militares», señaló.
Ante estas solicitudes, los candidatos y el representante prometieron principalmente estrategias para mejorar la seguridad en la calle. Al final de la reunión, ante Ebrard, el presidente de la Canacar también insistió en tener atención de la aspirante por Morena.
«Queremos que nos escuche, que sepa lo que necesita la industria de la Canacar. Entendemos que su agenda está llena, o llegamos a destiempo, pero estamos abiertos a poder pronto sentarnos y que escuche las necesidades de nuestra industria, por favor», dijo al ex Canciller.