El presidente de la AUGTEA, Óscar Romo Delgado, se manifestó preocupado por el gremio taxista de cara a los siguientes meses, porque más del 30% de los servicios que se prestan en tiempos normales se relacionan con el sector educativo, un 30 o 40% con las empresas y los negocios, y el porcentaje restante con la población en general.
Al declararse el no regreso a clases a las escuelas, sin duda se traducirá en un fuerte impacto económico para este prestador de servicios, pero la actividad que se genere a partir del retorno de la industria, deberá ser aprovechada por este gremio e incluso deberá exagerar en la limpieza de sus unidades para salvaguardar la salud propia y la de sus pasajeros.
El dirigente de las Agrupaciones Unidas del Gremio Taxista del Estado de Aguascalientes llamó a los concesionarios y a los choferes a no confiarse en las medidas sanitarias que estará aplicando la industria, nadie debe aligerar su propia responsabilidad y cada quien deberá ser más precavido en sus acciones.
Indicó que hasta el momento ningún operador de taxi ni concesionarios han sido detectados con el virus del coronavirus, y este gremio seguirá atento para que el transporte de taxi se mantenga sanitizado y no se registre ninguna situación de esta índole.