México no está en bancarrota; hay abasto, también empleo y retos claros, sin embargo el presidente electo quiere justificarse por adelantado que no va a cumplir compromisos, señaló el presidente de la Canaco, Rubén Berumen de la Cerda.
Sostuvo que una situación de crisis emite señales y para el sector comercio algunas de estas son, escasez en mercancías o materiales, la ocupación baja y retos que se convierten en medidas emergentes para subsistir, lo cual no ocurre en este momento.
En entrevista reconoció que el país tiene una deuda muy alta, porque la administración peñista se fue grande en los gastos y contrató muchos créditos, pero eso no implica una bancarrota.
Condenó que sea el propio presidente electo el que pierda mesura y se pronuncie de manera alarmista con la única finalidad de poner pretextos para no cristalizar compromisos contraídos y que seguramente está viendo que no los podrá solventar.
Berumen de la Cerda consideró que evidentemente López Obrador “se está lavando las manos antes de tiempo”, repartiendo responsabilidades y culpas cuando ni siquiera le corresponde.
Sostuvo que si bien ningún gobierno cumple al cien por ciento sus compromisos y promesas de campaña, lo cierto es que en el caso particular se advierte un aviso de que no podrá hacer lo dicho, en vez de buscar opciones para salir adelante.
Hay muchos retos en el país, hay temas con grandes pendientes, sin embargo es dentro de lo normal, porque siempre los habrá, pero que “no nos ponga de parapeto” un país en bancarrota, cuando México ofrece enormes oportunidades y posibilidades de desarrollo.
En ese sentido, subrayó que el sector comercio y prestadores de servicios del país tienen espíritu de progreso, aspiración de salir adelante y seguir creciendo, por lo que seguirán luchando para alcanzar más y nuevas metas.
De eso se trata, de luchar y no de ponerse a llorar y lamentar por condiciones adversas, pues así nadie sale adelante ni logra lo mínimo para sacar adelante a la familia, los estados y mucho menos el país, concluyó.