Los dos asaltantes detenidos por policías estatales tras consumar un atraco con violencia en el interior de un lujoso restaurante ubicado al norte de la ciudad resultaron ser extranjeros. Uno de ellos se encuentra delicado en el Hospital Hidalgo, después de recibir un balazo en la espalda que le perforó el pulmón derecho.
Los sospechosos fueron identificados como Maykel Antonio, de 29 años, originario de Colombia, y Bercelio, de 31 años, originario de Venezuela. Los policías estatales que realizaron el arresto les aseguraron una pistola tipo escuadra calibre 380 y los dos relojes que habían robado.
Las primeras investigaciones revelaron que forman parte de una banda especializada en el robo con violencia de relojes de lujo y han perpetrado varios atracos en diferentes estados de México.
Fue el pasado viernes, a las 20:30 horas, cuando los mencionados arribaron a un conocido restaurante ubicado en las inmediaciones del Centro Comercial Galerías, donde despojaron a dos comensales de sus relojes marca Rolex.
Posteriormente, se dieron a la fuga en un automóvil VW Vento, color negro y con placas de circulación JRL-4972 del estado de Jalisco.
Sin embargo, fueron detectados a través de las cámaras del C5 SITEC cuando escapaban por la carretera federal No. 45 Sur, y se dio aviso a los policías estatales asignados a la vigilancia en la Puerta de Acceso Sur.
Cuando los delincuentes se percataron de la presencia policiaca, dieron vuelta en U y trataron de escapar, pero varias patrullas de la Policía Estatal fueron en su persecución y, en ese momento, uno de los hampones disparó contra los oficiales, quienes repelieron la agresión, siendo de esta forma que lograron herir al conductor identificado como Maykel Antonio.
En un intento por perder a los policías estatales que los perseguían, ingresaron a una terracería donde finalmente fueron interceptados y arrestados.
A bordo de una ambulancia de Cruz Roja, Maykel Antonio fue trasladado al Hospital Hidalgo, donde quedó internado en calidad de detenido, mientras que Bercelio fue trasladado a la FGE, donde ya es investigado por agentes del Grupo Anti-Asaltos de la PDI.