A pesar de que el sector transportista ha logrado mejorar sus niveles de productividad a lo largo del presente año, recuperando las contracciones registradas por la pandemia por COVID-19, aún existen factores que han frenado una franca recuperación como ha sido la cuestión de seguridad en algunas partes del país.
El presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, Roberto Díaz Ruiz, reconoció que las empresas del sector constantemente se encuentran con vacantes para operadores a quienes en algunos casos no se les logra convencer a pesar de ofrecer atractivos sueldos y prestaciones superiores a las de la ley.
Lo anterior, se da principalmente por hechos violentos en los cuales la integridad de los trabajadores del volante está por de medio, lo cual llega comprometer el traslado de mercancía diversa.
El líder transportista precisó que en aquellas partes del país donde se tiene alta incidencia de hechos violentos contra operadores de carga, se ha solicitado el reforzamiento de las acciones de prevención, especialmente a la Guardia Nacional, esperando que la presencia de los efectivos inhiba la operación de los delincuentes.
Finalmente, indicó que el abandono de algunas zonas carreteras del país son aprovechadas por delincuentes instalando hasta retenes.
“Son pocas las carreteras donde no se registran hechos delictivos, eso debe de servir de ejemplo para que las medidas de prevención eficientes sean replicadas en otras partes en donde la situación es crítica. Un operador que lo asaltan ya no va regresar, por miedo, le pegaron, lo golpearon o lo tiraron, ellos no se quieren arriesgar porque tienen familias”, expresó.