El ejercicio regular favorece en ahuyentar la depresión en los niños, estableció la coordinadora de la Licenciatura en Cultura Física y Deporte de la UAA, María Alejandra Hernández Zamora, quien comentó que la actividad física ayuda a mejorar la salud mental.

Indicó que los beneficios del ejercicio en los niños son significativos, ya que les ayuda a liberar las hormonas de la felicidad y libera el estrés, aparte de que conviven y se relacionan con las demás personas; además, les ayuda a crecer, a madurar, a convivir, a respetar límites y los roles de juego.

María Alejandra Hernández Zamora señaló que el ejercicio favorece en sacar la verdadera personalidad del niño, hace que se desenvuelvan en el medio natural, sobre todo en esta actualidad en que se carece un poco de saber convivir con las personas. “Nos ayuda a respetarlos y a respetar reglas, tener límites y hacer buenos hábitos de cultura física”.

La coordinadora de la Licenciatura en Cultura Física y Deporte de la UAA subrayó que los niños de hoy viven estresados, pues este malestar es heredado o transmitido por los propios padres. “El estrés que vive el padre, con la convivencia se lo pasa al niño”.

En tal sentido, explicó que en la actualidad tenemos a pequeños adultos que están saturados de funciones, y cuyos padres se olvidan de dejarlos libres y de que tengan libre expresión. Enfatizó que muchos niños de hoy están atiborrados de tareas, escuela, deportes, actividades por la tarde, clases de inglés, de música o de pintura. “Entonces el niño también vive estresado y presionado por este mundo ya tan mecánico”.

Ante tal situación, María Alejandra Hernández Zamora recomendó fomentar en los niños la realización del ejercicio físico de 30 minutos a una hora al día, de libre expresión acompañada de actividades recreativas, culturales, de cuidado del medio ambiente, así como juegos organizados y tradicionales.

“Hay que dejar que los niños se expresen libremente y exploren la naturaleza, que se ensucien, que se mojen, que tomen el sol y el frío, esto crea defensas más que nada”.