Cecilia de Santos Velasco

Al participar en el Foro de Estrategias para la Seguridad Hídrica del Estado 2022, el director del Instituto del Agua, Fredicio Soledad Reyes, advirtió ayer que la sobreexplotación del acuífero de Aguascalientes ocasiona un hundimiento del suelo gradual que a la fecha ha dañado más de mil edificaciones, 289 cruzamientos y rompimientos de redes de agua potable y drenaje, así como provocado 300 kilómetros de grietas.

Durante la conferencia “Contextualización de la situación del agua en el estado”, el titular del Inagua presentó el Plan Hídrico 2021-2050, el cual se publicó el 19 de julio de 2022 en el Periódico Oficial del Estado, como una estrategia para atender este recurso no renovable y que requiere una inversión de 31 mil millones de pesos.

Además, se cuenta con 3 mil 900 pozos en el estado, de los cuales 3 mil se concentran en el acuífero del valle de Aguascalientes y el resto en los acuíferos de Calvillo, Venadero, Chicalote y El llano, los cuales concentran 3 mil 723 títulos de derechos para un volumen concesionado de 445 millones de metros cúbicos.

Adicionalmente, dijo que existen 1,308 títulos de agua superficiales, las cuales caen en las presas y en algunos bordos, con un total de 177 millones de metros cúbicos. La recarga es de 312 millones de metros cúbicos, principalmente por lluvias, y el déficit es de 143.7 millones de metros cúbicos, lo que genera un gran estrés en el acuífero estatal.

Aguascalientes tiene clima semidesértico, con una precipitación pluvial que va de 377 a 741 milímetros, con un promedio de 515 mm, por debajo del estándar nacional. Estudios geohidrológicos exponen la sustentabilidad del agua potable y la que se extrae rebasa los niveles permitidos de arsénico y flúor.

Ante ello, el Plan Hídrico Estatal 2021-2050 parte de un diagnóstico de oferta insuficiente, baja deficiencia operacional en los sistemas de agua potable, falta de medición efectiva de volúmenes de extracción, contaminación del subsuelo, alto costo de tratamiento de aguas residuales, falta impulsar la investigación y propuestas para solucionar el problema del agua del sector académico, entre otros.