Las siestas pueden agudizar las habilidades lingüísticas y cognitivas de los niños, señaló el integrante del Colegio de Psicólogos de Aguascalientes, Salvador Cañedo López, quien destacó que el dormir las horas adecuadas permite a los menores tener un mejor desarrollo.
El especialista consideró importante que los niños mantengan un buen nivel de equilibrio en términos de alimentación, descanso, vigilia, actividad y regulación de temperatura, además de proteger los procesos madurativos a nivel orgánico que son básicos en los menores.
Salvador Cañedo López indicó que en el caso de la siesta, hay diferentes niveles: el sueño profundo, el de vigilia y el sueño intermedio, donde de alguna manera las partes cerebrales hacen su trabajo de recuperación, de ahí que es conveniente que los niños tengan un tiempo suficiente, que no necesariamente deban ser horas, sino lo que cada organismo necesita.
Dijo que hay niños que con 3 ó 4 horas se recuperan fácilmente, en tanto que hay otros menores que requieren más de 8 horas para regular y equilibrar sus procesos de desgaste, excitación e inhibición para tener una respuesta efectiva a los estímulos, tanto medioambientales como sociales y que tienen que ver con sus procesos de aprendizaje.
Cañedo López estableció que el dormir las horas adecuadas a los niños les permite agudizar las habilidades lingüísticas en el aprendizaje escolarizado, que está muy centrado en el desarrollo del pensamiento cognitivo y en el aprendizaje social que tiene que ver con la relación con los demás, con los procesos de negociación y la atención.
Señaló que cuando un organismo está cansado difícilmente puede mantener la atención, el aprendizaje se dificulta y se pierden los sistemas de información a nivel perceptual, auditivo, gustativo y sensorial.
Por ello, consideró importante que los padres de familia fomenten en los niños sus horas de sueño adecuadas, sobre todo que estén muy atentos a los comportamientos de los menores en la parte corporal, y de ser necesario llevarlos a consulta médica para que su organismo esté en óptimas condiciones y se vaya apropiando de los aprendizajes escolares y haciéndose un sujeto capaz dentro de las exigencias de su medio.