“Esta pandemia vino a detonar lo que venimos arrastrando desde la infancia, por lo que debemos estar alerta a los focos rojos para la prevención de suicidios, sobre todo en niños y jóvenes”
(Lic. Rocío del Consuelo Rangel Valdez)

Rocío del Consuelo Rangel Valdez cuenta con la licenciatura en enfermería, además de ser tanatóloga con especialidad en prevención del suicidio. Tiene 31 años en el servicio de la enfermería y 29 años como enfermera del Hospital Miguel Hidalgo.
En exclusiva para esta casa editora aborda temas muy importantes respecto a la tanatología y el suicido que desafortunadamente han incrementado en este Estado y sus municipios.
“Nadie nos ha enseñado a trabajar las pérdidas y desafortunadamente carecemos de “suicidólogos”, pero además, día a día estamos en un mundo de pérdidas, no sólo humanas, en este tiempo de pandemia hemos perdido la salud, la libertad…a causa de esto, cuántos divorcios ya están en puerta por la violencia intrafamiliar, pues tenemos muy poca tolerancia a la frustración, no nos enseñan a perder, mucho a menos a enfrentar nuestras pérdidas, tales como: la salud, el matrimonio, el coche, incluso una pérdida tan sencilla como lo es la pérdida del celular que tantos conflictos ha llegado a causar”, comentó.
En su caso muy personal, la licenciada Rangel viene de una familia de ocho integrantes en donde mueren cuatro hermanos, dos de ellas en un lapso de cinco meses, amargas vivencias que durante su titulación y trabajo como enfermera, llevó a cuestas, sin saber que afectarían psicológicamente su labor cotidiana.
Al respecto señaló: “Cuando la Dra. Ángeles Martínez, encargada de la clínica del dolor en el Hospital Miguel Hidalgo nos hace la promoción de algunos cursos de tanatología decidí participar. En el primer módulo empecé a trabajar mis propias pérdidas, el siguiente paso era trabajar ya con pacientes y luego abordar el tema del suicidio, llevándolo a la práctica con pacientes del hospital”.
La enfermera Rocío jamás imaginó que en carne propia viviría una pérdida que puso a prueba su fortaleza…la muerte de su hijo Gabriel, quien perdió la vida en un accidente, a sus 23 años de edad. “En ese momento yo no era tanatóloga, simplemente era una mamá en duelo. Ahí fue donde me pegunté en dónde estaban esas madres que como yo, perdieron un hijo, ¿cómo le han hecho para continuar con su vida normal? y pues obviamente yo quería saber de ellas”.
“Quiero apoyar a esas personas” fue el primer pensamiento de la licenciada Rocío, quien ocupó una sencilla oficina en las instalaciones del Sindicato Único de Trabajadores del Hospital Miguel Hidalgo (SUTHMH) y después de un exhaustivo trabajo de volanteo, empezó a recibir personas que también llevaban a cuestas un dolor indescriptible, representando una labor totalmente altruista, sin remuneración alguna.
Un dato muy interesante que la licenciada comparte con los lectores es que en esta pandemia hubo un gran aumento de personas que se acercaron a ella en busca de encontrar respuesta a la frustración, tristeza y enojo que han sentido por alguna pérdida, ya sea física o material, incluso por la pérdida de la libertad.

LA GENERACIÓN DE “CRISTAL”
“Insisto, tenemos muy poca tolerancia a la frustración y estas generaciones son de “cristal”, los padres estamos haciendo muchas cosas mal, es decir, premiamos a los hijos por algo que es su obligación hacer, nos hemos vuelto “pasalones”. Por su lado, los niños y jóvenes lloran por ningún motivo, se sienten lastimados y hasta amenazan con chantajes, los cuales pueden descontrolar la situación hasta llegar al suicidio. Hay muchos puntos ciegos que son alarmantes y que tenemos que detectar a tiempo, muchos son muy obvios y los padres los pasamos por alto”.

UN SABIO CONSEJO
“Mamá y papá deben estar presentes, es simplemente lanzar una mirada y preguntar: ¿cómo te v?, ¿cómo te sientes?, ¿qué sueñas?, ¿qué te enoja?, ¿qué te pone feliz?, ¿qué te gusta?, ¿qué te desagrada?, ¿cuáles son tus ideales?
Es triste que en Aguascalientes haya un alto índice de suicidios entre la población juvenil por situaciones de alcoholismo, drogadicción, madres solteras y la concepción en etapa infantil, es ahí donde radican las intolerancias y frustraciones teniendo como consecuencia fatal el suicidio.
“Puedes salvar muchas vidas solamente con una sonrisa, simplemente con escuchar o a través de una simple palmada”.

FOCOS ROJOS
Debemos estar alerta en los focos rojos que principalmente se viven en esta pandemia a causa del encierro, el desempleo y la falta de oportunidades, entre otros. Los focos rojos para que busques ayuda de inmediato son: alterarse, levantar la voz, no conversar, no tener ánimo de nada, apatía, dejar de comer o comer mucho, no dormir o dormir bastante y ojo con los niños y jóvenes que pasan horas en las redes sociales donde existen grupos que incitan al suicidio brindando información para consumar el acto.

ACTIVIDADES SANAS
Entre las actividades que se pueden hacer en familia o en pareja para sobrellevar el tiempo de pandemia son: divertirse practicando juegos de mesa, ver películas familiares que permitan al análisis, fomentar la lectura a través de historias divertidas e inspiradoras, conversar mucho con los hijos, hacer actividades a manera de preguntas y respuestas, hacer deporte, escuchar música y por supuesto preparar alimentos y comer sanamente.

LA TANATOLOGÍA COMO MATERIA EN EDUCACIÓN BÁSICA
“Muchos han sido los esfuerzos de quienes hemos luchado para que las instituciones gubernamentales y de educación básica, principalmente, apuesten por la “Materia de Tanatología”, pues es de gran importancia que los niños aprendan a superar sus pérdidas, sea cual sea, pues los padres en casa “reprimen” ese sentimiento…”no llores” eso es lo que siempre se les dice cuanto es un proceso muy natural y hasta cierto punto necesario para superar la pérdida, pues es parte del duelo. Es entonces cuando debemos reflexionar ¿por qué los padres preparan a sus hijos para una carrera profesional y no para ver la muerte de manera natural? y ¿por qué los enseñamos a ahorrar para la carrera y no para el seguro funerario?

LAS CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA
“La sociedad no está bien…la pandemia ha traído consecuencias importantes a corto, mediano y largo plazo, pues este virus dejará secuelas psicológicas a las futuras generaciones, por lo que necesitamos trabajar en la EMPATÍA. Todo el tiempo estamos conflictuados, juzgamos fácilmente y nos hemos deshumanizado, tenemos demasiados egos y pisoteamos al prójimo”.

Si te sientes solo y necesitas ayuda, aquí estamos
-Rocío Rangel 449 155 47 32
-Saira Acosta 449 199 69 20
-Lic. Imelda Sandoval 449 9110524
-Lic. Eunice Delgado 449 5431277