Hace un año, la mayoría de los gobiernos celebraban un rebote en la economía mundial, después de los terribles meses vividos por los estragos de la pandemia. En algunos países, se presentaban tasas de crecimiento económico a doble dígito, mientras que, en los peores escenarios, nuestro país incluido, tenían números por arriba de 5%. Sin embargo, conforme pasan los meses del presente año, emerge un posible riesgo que traiga de vuelta las pérdidas que ocasiona una recesión. Indaguemos sobre los principales factores que pudieran ocasionarla.

En primer lugar, la economía mundial se está sobrecalentando. Estados Unidos presenta una tasa de inflación sobre 7.9%, mientras que el crecimiento de su salario por hora ha crecido tan sólo 5.6%. En Europa y Canadá, el número se encuentra rozando 6%. En nuestro país, el alza generalizada de los precios se encuentra en niveles superiores a 7%. En la mayoría de los países del mundo, se encuentran viviendo las tasas más elevadas en varias décadas.

El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, a pesar de que pareciera que ha pasado a segundo plano, representa más presión para los precios por el tema de los energéticos para la Unión Europea, así como cuestiones agrícolas para el resto del mundo. No olvidemos que estos países son los principales exportadores de una serie de materias primas básicas.

La mayoría de los bancos centrales del mundo, se encuentran optando por una política monetaria restrictiva, la cual busca elevar el costo del dinero con fines de reducir el tamaño de la oferta monetaria. El problema aquí, yace en que, aun llevando la tasa de referencia a niveles sumamente elevados, al continuar presentándose problemas de suministro en la cadena de valor, la inflación pudiera no verse afectada a la baja, ocasionando severas consecuencias en la economía mundial.

Otra de las cuestiones que tendrán repercusiones en lo que resta del año, son los nuevos cierres decretados por el nuevo brote del virus que ha causado pérdidas millonarias en todo el mundo. En esta ocasión, la ciudad de Shanghái, la más grande de China con 25 millones de habitantes, tendrá, inevitablemente, un considerable impacto en el comercio internacional, causando, nuevamente, problemas en las exportaciones ocasionando una nueva ruptura en la cadena de suministro de todo el mundo.

No es necesario recordar la importancia que tiene China para toda la producción mundial. Es importante que el gobierno del gigante asiático, esté consciente de que este virus, al cual hemos estado sujetos los últimos dos años, llegó para quedarse. Si bien es necesario implementar medidas para controlarlo, el buscar erradicarlo al cien por ciento es un error. Las consecuencias de estos controles tan estrictos, generarán costos millonarios a todo el mundo. Pareciera que no es la estrategia más adecuada.

A este cóctel, habrá que agregar las posibles repercusiones que pudieran presentarse por las restricciones económicas presentadas a Rusia, así como las devueltas por Putin al resto del mundo, en particular a Europa.

Todo lo que resta del año, trae consigo una infinidad de riesgos a los cuales estamos expuestos y que pudieran ocasionar estancarnos en los niveles que nos encontramos en la actualidad. Habrá que estar sumamente atentos.

 

OVERTIME

Pareciera que la persona que no apoye al presidente de México, es considerada un traidor a la patria. En un mundo donde, hasta donde todos sabemos, es regido por la democracia, pareciera, al menos en nuestro país, que no estar de acuerdo con determinada ideología es sinónimo de un vende patria. La incesante necesidad del presidente de polarizar toda situación que le sea adversa.

 @GmrMunoz

¡Participa con tu opinión!