Concientizarse en la revisión de la calidad y origen de las prendas que vestimos es una responsabilidad entre los consumidores, consideró el presidente del Consejo Empresarial Textil y de la Confección, Francisco Javier Buenrostro Gándara, tras conocerse el estudio de evaluación que señala baja calidad en prendas de marca internacional, por la Procuraduría Federal del Consumidor.
Para el dirigente del sector textil en la entidad, el fenómeno de “fast fashion” que promueve el consumismo de ropa por poco tiempo y después desecharse, se origina en el intento de jóvenes de vestirse a bajo precio con el mismo estilo que artistas, influencers o deportistas.
Si bien las características de la mayoría de los consumidores en la entidad tienden a comprar ropa duradera y de precios accesibles, advirtió que existe ropa de bajo precio que tiende al “fast fashion”, cuyos efectos son mayor contaminación y poca durabilidad de las prendas.
Recomendó a los consumidores verificar el etiquetado de las prendas antes de adquirirlas, para buscar ropa hecha en México, evitar la composición de materiales altamente contaminantes, no buscar telas sintéticas y mantener una responsabilidad en un consumo sustentable, especialmente, por parte de las nuevas generaciones.
Manifestó que los productores locales de prendas de moda y del sector textil en general cumplen con certificaciones locales, nacionales e internacionales, y no están incrustándose en esta tendencia de ropa “desechable” porque se han caracterizado por cumplir altos estándares que atienden a otras necesidades de diversos mercados y perfil de consumidor con menores ingresos.

“Los materiales con que están elaboradas estas prendas por la tendencia mundial del ‘fast fashion’ no corresponden a estándares de calidad y medio ambiente, genera más contaminación y poco control de los desechos y disposición de estas materias…”
Francisco Javier Buenrostro, Cetec