Mircea Mazilu

Estimados lectores, cerramos mayo con la conmemoración de otro acontecimiento histórico importante que tuvo lugar durante este mes. Se trata de la Revolución de Mayo de 1810, una serie de sucesos llevados a cabo en Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, que destituyeron al virrey e instauraron la Primera Junta de Gobierno dirigida por los criollos de esta colonia española. Asimismo, estos eventos marcaron el inicio de la Independencia de Argentina, que se consumaría 6 años más tarde.

Al igual que en el resto de las colonias españolas en América, el proceso de emancipación de Río de la Plata tiene su origen en la invasión napoleónica a la península Ibérica en 1808. Como resultado de esta intromisión francesa y las abdicaciones al trono español del rey Carlos IV y su hijo Fernando VII, en la metrópoli se crearon juntas de gobierno, a la cabeza de las cuales se hallaba la Junta Suprema Central. Esta última fue la máxima autoridad de la nación durante la ocupación de los extranjeros, desde septiembre de 1808 hasta su disolución en enero de 1810.

Las noticias sobre su caída llegaron a Buenos Aires el 14 de mayo de 1810, marcando el inicio de la “Revolución”. A partir de entonces, los autóctonos de esta ciudad comenzaron a cuestionar la legitimidad del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, exigiendo su destitución. El día 18, este último se dirigió al pueblo, pidiéndole que siguiera fiel a su persona y a la corona.

Sin embargo, los criollos respondieron movilizando a la gente a la entonces Plaza de la Victoria (actual Plaza de Mayo), para exigir la autorización de un cabildo abierto. Ante esta presión, el representante del rey se vio obligado a respetar la petición.

El cabildo se llevó a cabo el 22 de mayo, siendo presenciado por criollos y autoridades españolas. Los americanos pusieron en cuestionamiento si Hidalgo de Cisneros era aún legítimo, dado que el órgano que le había otorgado el cargo ya no existía. Al mismo tiempo, manifestaron que, ante la ausencia del rey español, la soberanía debía regresar al pueblo.

Ante esta situación, el virrey se vio forzado a hacer cambios, formando al día siguiente una junta de gobierno provisoria, presidida por él mismo. No obstante, su continuación en el mando provocó que el pueblo se indignara y protestara de nuevo. Finalmente, Cisneros y los demás miembros de dicha junta se vieron obligados a renunciar.

De esta forma, el viernes 25 de mayo nacía el primer gobierno patrio, denominado la Primera Junta de Gobierno e integrado en su mayoría por criollos. Su presidente fue Cornelio Saavedra; sus secretarios Juan José Paso y Mariano Moreno; y sus vocales Juan José Castelli, Manuel Alberti, Domingo Matheu, Manuel Belgrano, Juan Larrea y Miguel de Azcuénaga. Los revolucionarios no querían la emancipación sino, más bien, mantener la autoridad hasta que volviera el rey Fernando VII.

La dimisión del virrey y la creación de la Primera Junta provocaron la disolución del virreinato del Río de la Plata. Asimismo, los sucesos de mayo de 1810 trajeron como consecuencia el establecimiento de una soberanía, dado que a partir de entonces los representantes fueron elegidos por el pueblo. En definitiva, la Revolución de Mayo supuso el comienzo de la independencia de Argentina, la cual se declararía formalmente el 9 de julio de 1816.

mircea-mazilu@hotmail.com