Decir que en México la clase política está echada a perder, es decir poco y a lo largo de los años no han hecho más que velar por sus propios intereses.

Por ello, no puedo decir que me sorprendí cuando en el 2018 la gente decidió darle su voto a López Obrador quien llegó pintándose como el cambio, alguien diferente que iba a poner las cosas en su lugar, situación que no se ha dado.

Primero tenemos el hecho de que muchos de los actuales miembros de MORENA, así como el propio López Obrador, fueron ex priistas y ex panistas. No son gente nueva, son los mismos que llevan años ejerciendo el poder.

Luego, a lo largo de estos 6 años hemos podido constatar el incumplimiento a muchas de sus promesas.

La corrupción no se ha combatido, este ha sido el sexenio con mayores índices de violencia, la gasolina no ha parado de encarecerse, la inflación ha crecido a ritmos alarmantes, hay desabasto de agua y medicamentos, el Tren Maya y Mexicana de Aviación pierden dinero, etc.

Pero a pesar de ello, mucha gente aún cree en el proyecto de Morena por una razón simple, los apoyos sociales.

Ahora, de base, no tengo nada en contra de los apoyos sociales y en ciertas ocasiones considero que son necesarios, especialmente para grupos vulnerables como los adultos mayores, mujeres y los jóvenes.

Sin embargo, la pregunta es ¿de dónde sale ese dinero?

A la administración le gusta decir que ese dinero se lo están quitando a las grandes empresas que habían evitado pagar sus impuestos, así como al crimen organizado y los políticos corruptos habían obtenido.

Sin embargo, esto no es verdad.

De acuerdo con datos del propio SAT, ha sido insignificante, en comparación con el crecimiento de los gastos que se han hecho. Por su parte, el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, según se ha dicho, ha recuperado millones de pesos, sin embargo, dicho instituto está lleno de opacidad y es muy difícil saber dónde está realmente ese supuesto dinero devuelto.

¿Entonces, de donde sale el dinero?

Mucho viene de fondos e instituciones desaparecidos por el presidente.

Por ejemplo, el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine o el Fondo de Desastres Naturales, el cual eliminó el presidente y es la causa por la cuando ocurrió el desastre más reciente Acapulco no había dinero para lidiar con la situación.

Así mismo, parte del dinero viene de los miles de millones de dólares de endeudamiento que el gobierno mexicano ha recibido.
Sin embargo, hay otras fuentes de ingresos de las que el presidente ha intentado echar mano y hasta ahora no lo ha conseguido, los organismos constitucionales autónomos, como el Banco de México, el INAI y el INE.
Para los que no lo sepan o lo hayan olvidado, Durante 70 años, en México tuvimos un sistema con un solo partido donde las decisiones del presidente estaban por encima de toda ley.
Y después de décadas logramos que se establecieran institutos autónomos, compuestos por ciudadanos, para vigilar el desempeño del gobierno y llevar a cabo tareas fundamentales, a los cuales se les dio rango constitucional para que ninguna administración pudiera quitarlos por mero capricho.
Crear estas instituciones tomó mucho sacrificio, y si bien en ningún momento han sido perfectas, la solución no es quitarlas, sino darles herramientas y recursos para que verdaderamente, puedan cumplir su función.
Sin embargo, el gobierno actual pretende destruirlos y regresar al viejo sistema opresivo, lo que considero la gran contradicción es que muchas de las personas que lucharon en las calles hace tantos años, son los principales que quieren destruirlas.
El único de los poderes que queda que todavía puede hacer un balance contra las disposiciones del ejecutivo es al poder judicial, especialmente la Suprema Corte, sin embargo, al 4T ya ha dicho que tiene pretensiones de reemplazar a sus miembros con gentes más afines y si lo logran, genuinamente volveremos al México de hace 70 años, donde el gobierno puede hacer lo que quiere y si un día hace algo que te afecte o vulneran tus derechos, bueno, pues lástima

¿Ustedes que opinan? Pueden compartirme sus opiniones a mi correo electrónico: rubenmoreno0034@gmail.com