Salvador Rodríguez López

Los vencedores tienen razones más que suficientes para festejar y los perdedores motivos para vivir su drama, por lo que los días que han transcurrido después de la elección dominical se han vivido según la óptica de cada quien. Lo que es una verdad de Perogrullo es que todo es muy diferente cuando se está del lado de los vencedores, sin embargo a los derrotados les queda el consuelo que los votos obtenidos fueron “a la buena”, sentencia que en nada cambia la repartición de los cargos que hubo en disputa.

En donde estuvo más que cantada la victoria del Partido Acción Nacional (PAN) fue en las tres diputaciones federales, que obtuvo sin mayores sobresaltos. En el primer distrito quedó Noel Mata, el segundo fue para Mónica Becerra y el tercero se lo adjudicó Paulo Martínez, pero sin duda el que más atrajo la atención fue en el segundo, donde Mónica se enfrentó a la actual diputada con licencia Elba Lorena Torres, que pretendía ser reelecta y que se presentó postulada por el PT en alianza con el Movimiento de Regeneración Nacional, pero está visto que su trabajo con los ciudadanos en los casi tres años que lleva en el Congreso de la Unión no fue el adecuado, por lo que sólo le queda regresar a su curul y esperar el 31 de agosto para decirle adiós a la beca de que gozó en este tiempo, aunque en su palmarés se lleva el triunfo que obtuvo hace tres años sobre el panista Leonardo Montañez, hoy flamante presidente municipal electo. Las vueltas que da la vida.

También hubo un ganador que no estuvo en las boletas pero fue decisivo a la hora de nominar las candidaturas: el contador Martín Orozco Sandoval, que logró introducir a dos de sus colaboradores y que seguramente le cuidarán las espaldas cuando deje la gubernatura. Es una regla no escrita que el mandatario en turno tiene cierta preeminencia a la hora de las designaciones, además que los nombrados deben trabajar para su causa con “amarres” en el Comité Ejecutivo Nacional, que es en donde, finalmente, se decide todo.

En ambos casos Orozco Sandoval los puso en el mejor de los aparadores para que, llegado el momento, los electores los tuvieran en su reflexión. Noel Mata fue hasta abril secretario de Obras Públicas y Paulo Martínez titular de la Secretaría de Bienestar, dependencias que tienen una relación permanente con distintos sectores, de manera que a la hora en que dejan la oficina para ir a las calles a promover el voto encontraron el camino pavimentado. Todo era cuestión de semanas para que alcanzaran su propósito, que políticamente los coloca en un lugar privilegiado, ahora sólo falta que sepan aprovechar la oportunidad, al igual que Mónica Becerra, que es diputada local con licencia por el distrito IX, en donde presidió la Comisión de Asuntos Electorales y del Comité de Gestoría y Quejas y pasa a una responsabilidad mayor como es el Congreso de la Unión.

Lo único que les queda a los ciudadanos que votaron por los tres y los que lo hicieron por otras opciones, es que cumplan las promesas de campaña y que no se desarraiguen, que sean verdaderos enlaces de los gobiernos locales con la Federación y promuevan mayores recursos para un mejor desarrollo de Aguascalientes. De lo que hagan en la capital del país dependerá su carrera política, así que en ellos y en ella está hacer realidad sus palabras.

ACTITUD PERNICIOSA

Hasta cierto punto es normal que quieran obtener una mayor rentabilidad del producto, pero que no sea a costa de la salud de los consumidores, como sucede con los ganaderos que envían al mercado carne con clembuterol y que luego los detallistas hacen llegar a las amas de casa.

En unas cuantas semanas hubo dos casos que obligaron a las autoridades sanitarias a intervenir y decomisar la mercancía, aunque no hubo detenidos, por lo que el Ministerio Público Federal está obligado a investigar para llevar ante un juez a quienes cometieron semejante felonía.

Es una sustancia que se utiliza para una engorda más rápida del ganado y que está prohibida para la industria cárnica en México, Estados Unidos y Europa, debido a las condiciones negativas para la salud humana. La Secretaría de Salud reitera que las intoxicaciones de quienes consumen carne con clembuterol se refleja en palpitaciones, temblores, nerviosismo, temblores involuntarios de dedos, dolor de cabeza, aumento de la transpiración, insomnio, espasmos musculares, náuseas y aumentos de la presión sanguínea. Los problemas físicos se reflejan a unas horas de haber consumido ese tipo de carne y desaparecen entre dos o seis después.

Utilizar el clembuterol aumenta la masa muscular del ganado, con lo que sus propietarios pueden obtener una ganancia mayor y más rápida, pero lo hacen a sabiendas de lo que pueden provocar a los consumidores y las complicaciones en que meten a los tablajeros, que por regla general desconocen el contenido por lo que compran y expenden las carne que luego, cuando se comprueba que contenía esa ingrediente, les clausuran el negocio mientras se llevan a cabo las indagatorias y ellos comprueban que no tuvieron nada que ver.

El Instituto de Servicios de Salud del Estado del Aguascalientes (ISSEA) ha confiscado en distintas fechas ese tipo de carne, una de ella fue en la primera semana de este mes, por un total de 300 kilogramos y que una vez comprobado el ilícito fueron destruidos. En la verificación que periódicamente hace personal de esta dependencia a las carnicerías se toma una muestra de lo que está a la venta, para llevar a cabo un análisis en el laboratorio, en donde se determina si el producto está limpio o contiene alguna irregularidad. En lo que va del año se han realizado 202 muestras de productos cárnicos, incluidas las vísceras, lo que ha derivado en el aseguramiento de 800 kilogramos infectados.

Por ser un delito de carácter federal se le da vista a la Agencia del Ministerio Público de la Fiscalía General de la República (FGR), para que lleve adelante las pesquisas correspondientes y logre dar con el paradero de quienes introdujeron al mercado ese tipo de producto, además de definir si algún tablajero tuvo conocimiento de ello.

El ISSSEA insiste a todos los que tienen que ver en la engorda de ganado y venta de la carne en detalle que se abstengan de participar en ese procedimiento, de lo contrario pueden recibir sanciones que llevarán a la cárcel y gastar una mayor cantidad de dinero en su defensa de la que obtuvieron con ese procedimiento.

LO DICHO

Con anticipación se mencionó en este diario que eran más los aspavientos, por lo que era de esperarse que no hubiera detenidos por un delito electoral. De ninguna manera fue que los posibles infractores se asustaron ante el amago de que el 6 de junio estarían en funciones 35 agentes del Ministerio Público, sino que lo que hubo se consideró como travesuras, por lo que todo se redujo a seis denuncias que presuntamente son investigadas. Con bombo y platillo se anunció que la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales actuaría con “mano de hierro” ante cualquier anomalía, pero a final de cuentas fue prácticamente un parte “sin novedad” del encargado de ese organismo, Guillermo Montoya Contreras, al reconocer que (como ha sucedido en otros procesos comiciales), “se presentó un desarrollo tranquilo, en el cual la efervescencia natural del proceso no ocasionó mayores percances”. Lo cierto es que como no se podía actuar de oficio esperaron a que hubiera denuncias de algún ciudadano, o miembros de un partido y que al no haberlas todo se sujetó a acusaciones “de palabra” de presuntos hechos que no se pudieron comprobar. Lo sorprendente fue que las quejas se exteriorizaron en municipios fuera de la capital, pese a que la ciudad de Aguascalientes concentra la mayor parte de los electores, por lo tanto, después de unos días se determinará que no hay materia y si acaso uno o dos personas podrían ser consignadas, pero al final del día “aquí no pasó nada” y el señor Montoya volverá a guardar su látigo para empuñarlo dentro de un año. Así ha sido y así será.