RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Desde el año pasado, cuando fueron las elecciones para elegir a la nueva mesa directiva del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, la sociedad hidrocálida se percató, no sin cierta admiración, que uno de los organismos empresariales más importantes había renovado su dirigencia en medio de un escándalo, derivado esto por las acusaciones de fraude en el proceso de elección. La verdad es que eso causó admiración entre la población pues se estaba hablando del organismo que aglutina lo más granado del empresariado aguascalentense. Parecía increíble que, en ese nivel empresarial, en donde participan empresarios de reconocido prestigio, se dieran esos dimes y diretes con acusaciones de fraude en la elección. Era sorpresivo que ya no sólo los partidos políticos se acusaran de fraudes y marrullerías para ganar las elecciones, sino que ahora hasta en este tipo de organizaciones que aparentemente tienen un prestigio muy bien ganado estuviera acontecido este tipo de acusaciones entre ellos mismos. Y desafortunadamente así, con este tipo de declaraciones de uno y otro bando han pasado ya varios meses de la actual dirigencia empresarial. Sin embargo, a punto de volver a elegir la nueva dirigencia nos hemos enterado en los corrillos empresariales que de pronto ha comenzado a surgir un nombre para suceder al presidente actual del CCE, Raúl González Alonso. Y se trata de alguien que sin duda tiene una vasta experiencia en estas lides: Salvador Farías Higareda. A Salvador Farías lo conozco desde hace ya muchos años. Un muchacho emprendedor, muy entusiasta en varias lides -políticas, empresariales, así como decidido a no quedarse con un solo título universitario, le puedo comentar que actualmente tiene dos doctorados uno en Derecho Fiscal y otro en Derecho, entre otros varios títulos-.A Chava lo conocí cuando trabajó en la SHCP aquí en Aguascalientes, cuando Juan José León Rubio era el titular de la oficina de Hacienda en Aguascalientes. Y de llegar a ocupar la presidencia del CCE será una garantía, sin duda, para llevar a altos niveles, con todo lo que ello implica, pero sobre todo colocar a este importante Consejo en su real dimensión empresarial, ya que en estos momentos en que los empresarios pasan por una etapa asfixiante en muchos ámbitos, comenzando por la difícil economía que se está viviendo y a partir de ahí los aumentos en combustibles, energía eléctrica, gas, que de manera significativa afectan a todas las empresas.

Salvador Farías tiene un currículo muy extenso: Ha sido consejero empresarial, por lo tanto, no desconoce el medio, Rector de la American International School of Law México. Presidente del Colegio de Abogados de Aguascalientes, estuvo también en la Procuraduría Federal del Consumidor como Subprocurador de Verificación. Es el actual presidente del Club Rotario Chapultepec Polanco. El currículo sigue y sigue, es muy amplio y lo sorprendente es que Salvador Farías es un hombre joven por lo que uno no se explica de dónde ha agarrado tanto tiempo para sus estudios y sus trabajos. La respuesta es que es un hombre muy inquieto, muy activo, con intensos deseos de ir más y más hacia adelante y por ello quiere adquirir el reto de presidir el Consejo Coordinador Empresarial, el cual es muy importante pues es integrado a los dirigentes de los organismos empresariales del Estado, los cuales se dividen en 8 sectores: El primero es el de los profesionistas y técnicos, como serían los de: Colegio de Arquitectos, Colegio de Ingenieros Mecánicos, CCPA, CICA, Colegio de Urbanistas, Colegio de Abogados, Colegio de Valuadores, y el Colegio Nacional LAE. El segundo sector es el referente al Sindical y Social, integrado por: JLCA, DESEM, USEM, COPARMEX y CEINOVA. El tercer sector es el referente a servicios: AMASFAC, CANACAR y ASOCEA. En el cuarto sector, que es el de la construcción están agrupados: SAVAC, CMIC y ACOEA. El quinto sector, que es el industrial, agrupa a: CANAINTEX, CANAINPA, CANACINTRA, CANAIVE y CANAIMA. En el sexto sector, que es el de Turismo. Están: La CANIRAC, la Federación Turística de Aguascalientes, la Asociación de Artesanos y la AHMA. En el sector siete, que es el relativo a Comercio: se encuentran: MEMAC, la ACOCEN, Asociación Distribuidores Gas L.P. Centro República Mexicana, la CANACO y AMDA. En el octavo sector se ubica lo referente a lo agropecuario: Consejo Estatal Agropecuario y Unión Ganadera Hidrocálida y la Asociación de Avicultores de Aguascalientes. Con lo anterior usted, estimado lector, se puede dar una idea de la importancia de este Consejo Empresarial. Y por ende de la importancia del hombre que será responsable de dirigir los destinos de la agrupación.

Ojalá y las diferencias en el Consejo Coordinador Empresarial se logren superar. La fórmula infalible es la suma de todo lo que quieren menos todo lo que ceden. Si de ello algo queda eso se llama “política”, la cual existe en todas partes. La política ficción lleva, siempre, a la confrontación. Sólo la política real es la que nos lleva al respeto, la tolerancia, el consenso, la cooperación y la convivencia.

 

EL robo o clonación de mi whatsapp

Por último, déjeme le comento que el sábado pasado fue un día negro para mí, pues apenas iniciada la mañana prendí mi teléfono celular y me apareció de inmediato una leyenda que decía que mi WhatsApp se había instalado en otro aparato. De pronto no creí que fuera tan grave, pero al paso de los minutos me di cuenta que alguien, desde luego que un pillo de alta escuela cibernética, se había apoderado de mi WhatsApp en el transcurso de la madrugada, ¡con mi teléfono apagado! De inmediato y ya sin tomar mi café de la mañana, comencé a consultar a varios amigos que más o menos le saben a eso de los teléfonos. Todas las opiniones eran las mismas: Ya no vas a recuperar tu whats y tendrás incluso que cambiar de chip y por ende de número. Imagínese usted qué problema pues con ese número tenía casi 14 años. Más tarde algunos amigos me comenzaron a marcar por teléfono para decirme que alguien haciéndose pasar por mi estaba mandándoles mensajes en donde alegaba haber tenido un problema y les solicitaban un préstamo “Por dos horas” con cantidades que iban de más de 20 mil pesos hasta 15 mil. Y solicitaba que por ser sábado se hiciera una transferencia bancaria. Hasta ahora ninguno ha caído, pues la manera de mandar los mensajes, o sea el léxico, aunque sin groserías, los hizo dudar. NO se imagina usted, estimado lector el mal día y los subsecuentes que he pasado. Da enojo, pero sobre todo preocupación el sabernos tan indefensos. Varios amigos me decían: “Ten cuidado”. ¿Y cómo demonios tener cuidado? No lo presto jamás a nadie. Y repito, se robaron mi número estando el teléfono apagado. NI la Policía Cibernética, ni Telcel, bueno ni en la Plaza de la Tecnología pudieron ayudarme. Hoy estoy estrenando un nuevo número telefónico. Aprovecho para comentarle a todos mis contactos que si les llega alguna solicitud de préstamo de mi número anterior NO HAGAN CASO, no soy yo.