El director del CIDE, Alberto Aldape Barrios, se pronunció ayer para que la información verídica en poder de la Secretaría de Salud sea aprovechada para desarrollar con los Centros de Investigación de Matemáticas y Geoestadística del Estado los modelos predictivos de comportamiento de la contingencia sanitaria y de esta manera aplicar nuevas estrategias y no limitarse a las leyes restrictivas.

El Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial señaló que los modelos predictivos ayudarían a que en lugar de cerrar establecimientos no esenciales, se abrieran más corridas en el ejemplo de los camiones urbanos en los lugares con un alto flujo de pasajeros y reducir al mínimo las fuentes de contagio.

Detalló que un camión urbano mueve por unidad hasta 50 o 60 personas y eso es hacinamiento y puede ser una fuente de contagio si alguien anda enfermo y nadie se daría cuenta. Y eso se dispersará en las colonias donde la gente vive. El ISSEA cuenta con esa información y mediante los centros de investigación se puede acceder a estrategias adicionales para contener la pandemia.

Aparte, consideró que Aguascalientes tiene ciudadanos muy mal educados en el sentido de que no están acostumbrados a seguir reglas y lamentablemente al inicio de la pandemia no hubo información clara y comprensible para todos en el sentido de que la responsabilidad del contagio y el aumento de problemas de salud le pertenecía a la propia gente, no es una cuestión del Gobierno ni de tomar medidas de castigo o restrictivas.

El director del CIDE aseveró que la principal vacuna sería el convencimiento ciudadano para cuidarse y no más esas posturas de gente que dice que no existe el COVID o bien que cuestionan las medidas del Gobierno.

Y esta nueva medida restrictiva afecta a un sector importante de la economía, todos los meseros viven al día mediante lo que reciben de la propina, lo mismo los instructores de los gimnasios u otros sectores.

La prohibición de la venta de alcohol para que no haya reuniones sociales o familiares particulares provocará sólo un mercado negro e ilícito de cervezas, vinos en la diversidad de tienditas de las esquinas.

“La solución se encuentra en el convencimiento personal y familiar de que somos el principal centro de control de una pandemia del COVID-19, eso sólo bajará la contingencia sanitaria, mientras ello no suceda se pondrán medidas restrictivas y la población de Aguascalientes buscará cómo darle la vuelta porque es una entidad fácilmente comunicada con otros estados que no tienen Ley Seca. Esto sucede porque la gente no es consciente”, finalizó.