RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

A pesar de que todavía falta mucho para los registros de los aspirantes a alguna candidatura de elección popular a los diferentes cargos en que se estará compitiendo para la jornada electoral del año entrante e incluso los partidos políticos aún, obviamente, no lanzan las convocatorias ni han dado el arranque inicial para ir en pos de una candidatura, resulta que un buen número de militantes de los diferentes partidos ya andan que se les queman las habas y sin el menor recato ya se andan promoviendo, sin tomar en cuenta la disciplina partidista que deberían tener. Esto hace pensar a algunas personas que los que ya se anuncian en espectaculares y las redes sociales ya deben tener la “bendición” de la gente de arriba de su respectivo partido o ámbito de trabajo y por ello ya andan en campaña, aún y a costa de que el INE les pueda dar una escarmentada por hacer proselitismo de manera anticipada, pero estamos en México y lo que menos importa es el respeto a la ley, muy pocos son los que acatan las reglas electorales al pie de la letra. Y es que en nuestro país estamos acostumbrados al agandalle; comulgamos con el dicho aquel que dice: “El que pega primero pega dos veces” y se nos olvida que “No por mucho madrugar amanece más temprano” o que “Del plato a la boca se cae la sopa”. A esos acelerados hay que agregar que ya también están saliendo un buen número de cartuchos muy quemados y de infame memoria para los aguascalentenses que también han manifestado sus deseos de volver a obtener la candidatura a la presidencia municipal de Aguascalientes, y no son uno sino dos los más calientes. Lo increíble es que uno de ellos fue de lo más nefasto para los habitantes de este municipio, pues sin importarle su promesa de campaña, con la que ganó la elección, traicionó su palabra y en lugar de quitar la concesión del agua ¡la amplió muchos años más! Hoy cada mes un alto porcentaje se acuerda de él y de su parentela y no en muy buenos términos. Pero los grillos de la política, pues no podemos llamarles políticos, creen que a la gente ya se le olvidó toda la serie de abusos y tranzas realizadas durante sus trienios. Por lo tanto no tendría perdón de Dios el que volviera a votar por esos especímenes de la política mexicana que medran sin pena al amparo y cobijo de sus respectivos partidos.

Hoy la realidad política en todos los partidos es muy diferente a la de hace varios años, hoy en los partidos la militancia está compuesta en su mayoría por jóvenes muy preparados. Las nuevas generaciones políticas están empujando muy fuerte y quienes venían usufructuando los diversos cotos de poder en los diferentes partidos políticos están viendo con desesperación que su poder de convocatoria -y del que gracias a ello lograron grandes cosas en sus partidos lo mismo que salir de fregados económicamente hablando-, se está acabando. Los jóvenes están ocupando posiciones importantes y lo que es mejor: lo están haciendo bien. No por ello ya hay varios que están en la antesala de las candidaturas importantes. Y qué bueno por nuestro estado, además mas mal no nos puede ir, todo lo que venga será ganancia.

En días pasados nos enteramos por la prensa del homenaje que se le hizo al ex gobernador Felipe González en el Club Pulgas Pandas, en donde le pusieron su nombre al complejo deportivo en donde están las canchas de tenis. Y la verdad fue muy merecida esa distinción pues Don Felipe siempre fue un aficionado al tenis, el cual jugaba regularmente. Durante su sexenio, exactamente en febrero del año 2003, hubo una serie de Copa Davis en el auditorio IV Centenario, entre México y las Antillas Holandesas. México barrió a sus rivales para dejar la pizarra final 5-0 al final de los tres días que duró la serie. Esa es la primera y única vez que en nuestro estado se realizó una serie de esa importancia y fue gracias a Felipe González que se logró la sede.

Al evento del develamiento de la placa con el nombre de Felipe González en la cancha principal de tenis del club asistió como invitado de honor el gobernador Martín Orozco Sandoval, quien con su presencia reafirmó su simpatía y amistad con Felipe González, lo cual enaltece mucho al gobernador pues con ello reconoce en Felipe a uno de los políticos locales más estimados por la sociedad.

En octubre del año pasado se hizo realidad la propuesta del Cabildo de Calvillo de poner el nombre de Felipe González al Boulevard Poniente, en lo que es el tramo de calvillo al Crucero de las Pilas. Lo anterior como una manera de agradecer al ex gobernador el apoyo que tuvieron cuando él fue gobernador y que sin duda coadyuvó para el desarrollo de Calvillo; por ejemplo Felipe González apoyó para la adquisición del terreno en que se construiría la ahora Universidad Tecnológica de Calvillo así como también el Parque Industrial agregando a ello el apoyo para  la construcción del Boulevard Poniente.

Por ello es importante reconocer la decisión del Cabildo calvillense y principalmente al alcalde Adán Valdivia López, por no dejar en el olvido el apoyo del entonces gobernador.

Martín Orozco también acompañó en este evento a Don Felipe y mencionó que cuando él recorre el estado siempre encuentra huellas de la obra del gobernador Felipe González González. Hoy quise escribir sobre estos homenajes a Don Felipe González, pues después de su sexenio quienes llegaron al palacio de gobierno por cuestiones de fobias se hicieron los ciegos ante lo evidente: La obra sexenal de Felipe González. Hoy Martín Orozco, nobleza obliga, ha reconocido la labor de quién fue su antecesor acudiendo a los homenajes que se le han rendido y eso habla muy bien del actual mandatario. De Felipe González hay mucho que escribir. La cantidad de anécdotas que Felipe ha vivido a lo largo de su vida son muchas. Pronto las tendremos que escribir, pues no se pueden quedar en el olvido.