RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Nunca antes en una etapa electoral se había vivido en Aguascalientes lo que hoy se vive: Que transcurridos 15 días de iniciadas las campañas electorales todavía algún partido estuviera definiendo las candidaturas. Y es que el Movimiento de Regeneración Nacional -MORENA-, que en la actualidad es el partido político con más peso a nivel nacional y que es el partido en el poder con un liderazgo, a pesar de los pesares, a prueba de todo de Andrés Manuel López Obrador. MORENA debería ser el partido que marcara la pauta en el estado y mostrara la unión y disciplina partidista en este primer evento electoral que vivirán ya como partido en el poder. Sin embargo es todo lo contrario. Los ciudadanos están muy desconcertados, pues para empezar es poco claro quién es el que manda en MORENA Aguascalientes. Se oyen varios nombres de los que supuestamente son los que deciden, pero no hay la certeza total de que así sea. A ello hay que agregarle que la rebatiña por las candidaturas a las diferentes alcaldías, así como las de síndicos y regidores, han sido un verdadero caos y a estas alturas todavía se las disputan los diferentes grupos que se han formado al interior de MORENA y el claro ejemplo es que de pronto están unos y luego ha habido marcha atrás luego de las reclamaciones de algunos liderazgos que se han ido al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en Monterrey y de allá han echado abajo algunas candidaturas. Es un quita y pon tremendo de candidatos. Esto desde luego que tendrá sus repercusiones, pues la población está muy confundida sobre quiénes serán al final los candidatos.

Lo anterior es vergonzante pues los morenistas están mostrando que por encima de su partido están los intereses personales y de grupo. Que no importa la opinión de la gente que sigue día a día, vía las redes sociales y los medios de comunicación y se enteran de los dimes, diretes así como acusaciones de muy baja calidad moral  entre los morenistas. Hoy domingo 28 de abril no sabemos si así quedaran ya las candidaturas o volverá a haber cambios en algún municipio.

Con lo anterior MORENA ha perdido muchos puntos en las encuestas, pues ahorita ya deberían tener un tramo largo recorrido en el aspecto de proselitismo, el cual ha sido casi nulo y en donde caso contrario la candidata del PAN les lleva una gran ventaja, obtenida debido a que es en la actualidad alcaldesa con licencia, pero que en dos años ha hecho un buen trabajo como presidenta municipal; teniendo además un buen manejo de imagen, lo que la ha colocado en una posición muy cómoda en esta contienda. El triunfo para ella es predecible.

El PRD es un partido que se ha mantenido contra viento y marea y a pesar de que la gran mayoría de sus militantes corrió a buscar el cobijo de MORENA, los pocos que se quedaron han sabido manejar sus diferencias personales. Iván Sánchez Nájera, ex diputado local y ex candidato a gobernador en el 2016, tiene de nueva cuenta otra candidatura, ahora busca llegar a la Presidencia Municipal y para ello tiene la ventaja sobre el candidato de MORENA en lo que se refiere a la experiencia que dan las campañas políticas. Ya sabe el teje y maneje, y prueba de ello es que logró de nuevo ser el abanderado de su partido por el camino que ha recorrido en la política local. Para el PRD sus días de gloria pasaron hace varios años, pero aún así la militancia que aún queda se resiste a morir y están dando la pelea a partidos que en su momento fueron los non plus ultra, como el PRI, pero que ahora éstos dos institutos políticos se estarán disputando la tercera fuerza política de la entidad, con la percepción de que el partido tricolor se irá a la cuarta posición con un real peligro de perder el registro en Aguascalientes si no logra de menos el 3% del porcentaje de la votación. ¿Netza Ventura será su enterrador? Puede ser, la población no quiere saber NADA del PRI. Cómo andarán de desesperados en el PRI que su presidente Enrique Juárez Ramírez resalta en sus declaraciones la promesa de Netza Ventura de retirar la concesión a Veolia y de bajar las tarifas de agua. Esa es la bandera priísta. Los tricolores creen que la ciudadanía no tiene memoria y que por lo tanto no recuerda quiénes concesionaron el agua a los franceses en el año de 1993, cuando el alcalde y el gobernador eran priístas. Hoy, luego de 26 años de que la concesionaria ha saqueado las finanzas de las familias aguascalentenses, se levantan como los adalides del rescate de empresa extranjera que no se ha cansado de llenarse los bolsillos del dinero de la población a cambio de un pésimo servicio en el suministro del agua y que tratan con despotismo extremo a la gente que acude a hacer alguna reclamación a sus oficinas.

Los que sí la tienen muy difícil en esta elección son los otros partidos contendientes, los partidos morralla, los cuales realmente no tienen la mínima opción de triunfo. Ellos más bien deberán luchar, al igual que el PRI, para que su partido conserve el registro.