Tras denunciar que los partidos políticos desvían históricamente su presupuesto de 3% para impulsar el liderazgo político de las mujeres, Isabel Jiménez Maldonado, presidenta internacional del Observatorio Ciudadano de Agendas de Género y de Pensadoras Urbanas, aseveró que la política mexicana cambiará en la medida en que lleguen muchas mujeres al poder y a la toma de decisiones, de lo contrario la transformación será muy lenta.

Luego de revisar cómo aplican los partidos políticos su presupuesto para impulsar el liderazgo femenino, se declaró sorprendida porque el PRI lo usó para fumigar sus oficinas, el PAN para hacer pulseras, el PT para sus estatutos, el PRD pagó una sanción, en lugar de capacitar y formar a sus cuadros femeniles.

Por estas razones, el empoderamiento de las mujeres ha avanzado lento, persiste una pobreza feminizada. Además, no resulta suficiente que del 50% del género femenino que acude a la universidad, sólo el 35% de ese total llega al mercado laboral y el resto se queda en el hogar.

Adicionalmente, hay mucha violencia política hacia las mujeres que aspiran a alguna candidatura, lo cual las limita a querer participar en los procesos de elección, prefieren quedarse en otros puestos laborales, indicó.

Para ello es crucial que las mujeres conozcan sus derechos, para que los disfruten y los defiendan, y de este modo determinar las acciones a seguir desde la base de la sociedad hacia arriba.

Indicó que la mujer necesita herramientas y empoderamiento económico; mientras no haya autonomía, difícilmente podrán salir ellas del clima de violencia dentro de sus hogares.

Al impartir un taller sobre “El Acceso al poder con perspectiva de género”, dirigido al Movimiento Femenil de Nueva Alianza Aguascalientes, Jiménez Maldonado aseveró que muchas diputadas han llegado a nivel federal y algunas han llegado a presidencias municipales, pero no arriban nuevas gobernadoras.

Falta una transformación cultural, donde la persona que llega al puesto tenga claridad de las cosas que se tengan que hacer y se conviertan en política pública y en estructuras. Ya se logró la paridad de género, pero que se hará con ella si no llegan las mujeres correctas, es decir, aquéllas que se han preparado y capacitado.

La presidenta internacional del Observatorio Ciudadano de Agendas de Género y de Pensadoras Urbanas, agregó que una diversidad de obstáculos persiste hacia las mujeres para que arriben a los cargos de decisión, y aquéllos empiezan desde el hogar, se les ofrecen candidaturas y no quieren, pues deben pedir permiso a los maridos y a la familia.

Culturalmente todavía es mal visto que una mujer entre a la política, porque se propiciará que la descalifiquen en lugar de destacar sus habilidades, estas situaciones propician que el sector femenino no quiera colaborar, pero en determinado momento habrá de hacerlo para hacer el cambio político nacional, enfatizó.

¡Participa con tu opinión!