La verdad en diferentes puntos. Diversos trabajadores de la Clínica 1 del IMSS hicieron saber diversas inconformidades, que van desde su cansancio por la pandemia, hasta el maltrato por parte de los derechohabientes; la desesperación comunitaria está estirando de más los hilos de los involucrados en este hospital público de Aguascalientes que tiene gran caos interno, por pandemia, malos manejos y temor.
La informante, de sexo femenino que labora como asistente médico en la clínica, y prefiere resguardar su identidad por temor a represalias hacia su persona y las compañeras que mostraron evidencias, comentó que es obvia la molestia de la gente, porque no se les está brindando la atención en medicina familiar y se viven largas filas para recibir atención, pero que al momento de llegar con ellos, ya están muy molestos y se presentan dispuestos a pelear, sin conocer las condiciones del personal.
En primera instancia, el personal es escaso, además de que son obligados a trabajar en el módulo COVID o en el filtro; “no es por gusto, sino porque te obligan”, aseguró la asistente. El Instituto, aseguró, se respalda en que firmaron un contrato donde pertenecen al IMSS, a una unidad pero no a un área específica y si se requiere, pueden disponer de ellos, para moverlos a donde se requiera estén o no de acuerdo.
“Tenemos embarazadas trabajando porque ya no les quieren dar las licencias tan fácilmente”. Un médico ve 24 pacientes por día, otorgándoles 15 minutos a cada uno, actualmente los médicos dan más de sí atendiendo hasta 31 pacientes aproximadamente, por día, dado que no tienen un médico base. Así que solicitó a la población beneficiaria de esta o cualquier unidad de medicina, sean conscientes y traten como les gustaría ser tratados.
Comentó que en alguna ocasión “se subió con el director Terrones a solicitar que las otras áreas cubrieran la entrada para que adentro no hubiera tantos consultorios sin médicos ni asistentes y se nos castigó dejándonos 15 minutos de lunch en lugar de los 30 minutos establecidos y se nos quitaron los pases de salida por un tiempo”. No todos los servicios jalan parejo, comentó que sólo algunos son obligados y existen preferencias.
Por último, los trabajadores solicitaron dignificar su trabajo, pues el “bono de infectocontagiosidad No Médica” que se les ofrece que son $678 pesos, no valen la exposición constante al contagio y aclaran, los sueldos no son grandiosos como se cree, para los trabajadores, pues ya con bono, perciben $5,655.14 pesos. “(Queremos) Solicitar a las cabezas del Instituto que contraten gente para esas labores en específico, que demanda la pandemia, para que no cierren consultorios” y “a la población en general o derechohabiencia, que sea más compresiva y empática, pues nosotros estamos dando la cara por las autoridades de la institución, pero nosotros no somos los que tomamos las decisiones”.

¡Participa con tu opinión!