Nos encontramos ya dentro del anhelado proceso electoral 2021, mismo que día a día comienza a tomar color y forma con la designación de candidatos para la renovación de los 300 espacios en la Cámara de Diputados. Es por ello, que considero importante recordar, que actualmente Morena cuenta con 256 diputados que equivalen al 51.2%; seguido del Partido Acción Nacional con el 15.4% que equivale a 77 diputados; seguido del Partido Revolucionario Institucional con el 9.6% que equivale a 48 diputados; seguido del Partido del Trabajo con 46 diputados que equivale al 9.2%; seguido del Partido Movimiento Ciudadano con 25 diputados que equivale al 5.0%; seguido del Partido Encuentro Social con 21 diputados que equivale al 4.2%; seguido del Partido de la Revolución Democrática con 12 diputados y los 15 diputados restantes que pertenecen al Partido Verde Ecologista de México y/o se encuentran registrados como diputados independientes.

Analizando lo anterior, podemos encontrar que existe una clara mayoría entre el partido en el poder y sus “partidos satélites”; de manera tal, que el gran reto para el próximo proceso electoral correrá a cargo de la hoy “débil” oposición que deberá intentar arrebatar esa mayoría a quienes hoy toman las principales decisiones en materia legislativa y que lamentablemente actúan únicamente por inherencia a las instrucciones presidenciales, sin demostrar que sus perfiles pueden ser unos auténticos legisladores.

Desde hace unos meses, el PAN, el PRI y el PRD decidieron lanzar la coalición “Va por México” que competirá en las elecciones de diputaciones federales de 176 distritos electorales, mismas que quedaron tentativamente distribuidas de la siguiente manera: el PAN y el PRI tendrá 60 candidaturas cada uno, mientras que el PRD tendrá 56. A nivel estatal, las candidatas y los candidatos participarán en 24 entidades federativas; de manera tal, que en 17 entidades contenderán en todos los distritos y en 7 estados participarán únicamente en algunos distritos. Finalmente, los partidos decidieron contender sin la coalición en sus principales bastiones electorales; es decir, en Coahuila, Jalisco, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Querétaro, Tamaulipas y Yucatán.

Hace unos días, llegó a mis manos un estudio en el que se realizaba un ejercicio hipotético que tomaba como base los resultados de la conformación de la última elección federal y los resultados eran verdaderamente sorprendentes; ya que de las 176 elecciones donde se postulará una candidatura de la coalición “Va por México”, sólo en 71 de estos casos, que equivalen al 40.34% de los comicios, la coalición conseguiría una victoria.  Siendo que, si PAN-PRI-PRD decidieran participar individualmente en los 176 distritos electorales, sólo conquistarían 16 victorias que arrojarían un lamentable 9.09%.

Del análisis anterior, surge la imperante necesidad de alentar a los partidos políticos para que postulen a los mejores candidatos y permitan que el país pueda tener cierta luz en cuanto a una verdadera oposición. Los ciudadanos tendremos la responsabilidad moral de decidir si le otorgamos o no más poder a López Obrador en su proyecto que parece ir en contra de las instituciones, para transitar hacia un autoritarismo en el que la modernidad y la pluralidad, parecen no tener cabida.

Estaremos dando puntual seguimiento a esta interesante coalición, por lo que les agradezco su lectura y les deseo un muy feliz fin de semana.

Correo: davidreynoso@sapiensiuventus.com

Twitter: @davidrrr