Lic. David Reynoso Rivera Río.

Durante más de ocho años, he utilizado este espacio para informar a la población; sin embargo, también han existido momentos en los que me he permitido ser crítico y exigir acciones a nuestros gobernantes. En esta ocasión, quisiera también aprovechar la oportunidad para felicitar la acción del Presidente Andrés Manuel López Obrador al decidir reunirse en la Casa Blanca del país vecino, con el mandatario norteamericano Donald Trump.
La reunión que comenzó hace no menos de veinticuatro horas, significa un acierto que esperemos el Presidente y su equipo sepan capitalizar para convertirla en un catalizador de oportunidades para nuestro país; en primera instancia, para trazar rutas y procedimientos que conlleven a un adecuado uso del T-MEC. Aunque quizá también será buen momento para plantear alianzas y estrategias en conjunto con respecto al tema de la pandemia, de manera que nuestro país pueda gozar con canales de comunicación y distribución de medicamentos, tecnologías y en el mejor de los casos, también vacunas.
Todo lo anterior, representa sin duda alguna una gran oportunidad para nuestro gobierno; sin embargo, la verdadera oportunidad estriba en demostrar la soberanía de nuestro país y fijar posturas sobre la política migratoria, específicamente respecto al muro y las constantes amenazas del mandatario estadounidense para los millones de mexicanos indocumentados; así como respecto a temas concernientes a la seguridad de ambas naciones y sus repercusiones a través del mercado negro de armas y estupefacientes, entre algunos otros aspectos que repercuten principalmente en la economía y en la seguridad.
Andrés Manuel López Obrador, tiene en sus manos la oportunidad de hacer historia y por el bien del país, esperemos se consolide; personalmente considero que las posibilidades son muy pocas, pero la esperanza es lo último que muere y debemos confiar en nuestras autoridades. Aunque también considero que la visita puede ser un gran espacio de oportunidad para que el canciller Marcelo Ebrard logre cimentar correctamente su candidatura presidencial y demuestre que Morena no es una secta de admiradores de López Obrador, sino un verdadero partido que puede representar una alternativa para el país.
Ambos Presidentes tienen contiendas electorales a la vuelta de la esquina; por una parte Donald Trump se jugará su reelección y Andrés Manuel López Obrador la mayoría en el Congreso, por lo que el desenlace del encuentro será fundamental para sus triunfos o derrotas. Esperemos el destino de nuestro país tome un rumbo diferente en las próximas horas y México regrese con una victoria que mejore nuestra calidad de vida.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com
Twitter: @davidrrr