Fernando López Gutiérrez

ferlog14@gmail.com

@ferlog14

El 25 de febrero del presente año, el Senado de la República creó la Comisión Ordinaria de la Familia y Desarrollo Humano mediante acuerdo de su Junta de Coordinación Política. Como se señala en el sitio de internet de dicha comisión, esta determinación fue avalada por las diversas fuerzas políticas debido a la importancia de la familia “en su tarea de comunicar y desarrollar los valores morales e intelectuales necesarios para la formación y perfeccionamiento de la persona en una primera instancia, y de la sociedad en una etapa posterior.”[1]

La nueva Comisión Ordinaria se planteó la misión de “defender y hacer efectivos los derechos humanos de los integrantes de las familias, en coordinación con diversas instituciones públicas, sociedades civiles y sociedad en general”[2] y se conformó por 5 senadores de distintos partidos (PAN,PRI,PRD, PVEM, PT) presididos por el panista José María Martínez Martínez. Este grupo de trabajo no había generado mayor atención por parte de los medios, hasta que el pasado 12 de junio llevó a cabo su reunión de instalación, en la cual el senador Martínez, en su calidad de Presidente, pronunció un controvertible discurso en el que planteó claramente posturas en contra del aborto y cuestionó las intenciones de abrir el debate en torno al concepto tradicional de familia.

Sorprendió la manera en la cual el Presidente expresó sus convicciones personales como si estas fueran el criterio de la Comisión de la Familia y Desarrollo Humano. Martínez y Martínez de manera tajante criticó el criterio aplicado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la determinación del concepto de familia e indicó que el grupo que encabeza estará en contra del aborto.

Los temas anteriores son sin duda polémicos y podríamos estar, como ciudadanos, a favor o en contra de cada uno de ellos; sin embargo, el Senado de la República al ser un espacio de discusión y representación de la pluralidad de nuestro país debería permitir que se recojan las distintas opiniones y visiones al respecto. Es preocupante que un legislador, en el ejercicio de un encargo que exige apertura al diálogo e imparcialidad, trate de atribuirse la facultad de resolver un debate tan necesario como complejo.

Si la nueva comisión será guiada bajo la restringida y limitada perspectiva de su Presidente no podremos esperar que cumpla con los fines para los que fue creada. Si el análisis sobre las definiciones más importantes en materia familiar pretende ser coartado por el senador Martínez desde un inicio, más le valdría abstenerse de asumir una responsabilidad para la cual no se encuentra preparado.

[1]Senado de la República. Comisión de la Familia y Desarrollo Humano. Bienvenida. Consultado el 16 de junio de 2014 en: http://www.senado.gob.mx/comisiones/familia/index.php

[2]Senado de la República. Comisión de la Familia y Desarrollo Humano. Misión y Visión. Consultado el 16 de junio de 2014 en: http://www.senado.gob.mx/comisiones/familia/mision.php