Daniela Perales Bosque

Actualmente, existe una necesidad constante sobre nuestra seguridad jurídica y los trámites que ésta conlleva. Esta necesidad nos acompaña a lo largo de nuestra vida desde que nacemos: una protección bajo el Registro Civil, nacionalidad, ciudadanía, cambios en el estado civil, protección a los bienes como escrituración de ellos, creación de sociedades, testamentos, entre muchas otras. Todos estos trámites legales protegen y otorgan seguridad jurídica para mayor tranquilidad de todas las personas.

A pesar de ser esta una necesidad indispensable, existen muchos sectores desfavorecidos que lamentablemente se encuentran desprotegidos en cuanto a su seguridad jurídica. Sucede la desinformación, pero, sobre todo, la falta de recursos para acceder a los servicios jurídicos. Por lo que es injusto que no todos puedan tener acceso a la justicia, ya que ésta no debe distinguir, ni seleccionar a quién resolver sus necesidades.

Es por ello que existe el trabajo legal Pro Bono, que se refiere al asesoramiento o la representación jurídica en favor del bien común de manera gratuita. ¿Por qué deberían los abogados particulares ofrecer este tipo de trabajo, si es obligación del estado? En realidad, las defensorías públicas no se dan abasto para resolver todos los asuntos y, según la Constitución Política de México en su Artículo 5°, son los servicios profesionales de índole social obligatorios. Comúnmente, los servicios profesionales son costosos y sólo a través de este tipo de labor pueden ciertos sectores acceder a la justicia, en los cuales no están las personas con mucha necesidad, gente inocente que no tuvo una buena defensoría en diversos temas como los familiares sobre divorcios y custodia de los hijos, escrituración de casas y testamentos, etc. El trabajo legal Pro Bono genera bien y tranquilidad para las personas y grupos vulnerables y, a pesar de que todos los abogados no lo realizan, se ha comenzado a tomar con más cuidado y atención.

Para el abogado, esto implica un compromiso, un tiempo para dedicarse a ello y una ganancia que no percibirá, pero el impacto de una labor como ésta puede ser inmensamente gratificante. Fomentemos el trabajo legal Pro Bono en beneficio de la sociedad.

¡Participa con tu opinión!