Bien se dice que las jugadoras son las que ganan títulos porque ellas son quienes dejan todo el esfuerzo en la cancha, pero no cabe duda de que un buen equipo no funcionaría si no está comandado por un gran coach, y es por eso que Israel Zermeño tiene el gran mérito de llevar a su equipo a lo más alto de la temporada.
Al término del encuentro, el coach de Aguascalientes ofreció unas palabras para agradecer el apoyo de la afición, así como externar el cariño que les tuvo a las jugadoras a lo largo de todo el torneo, generando un equipo ganador y justo acreedor del título.
Cabe recordar que, en este cuarto juego de la serie, Israel no pudo estar en el banquillo visitante debido a una suspensión por parte de la liga en el encuentro pasado, así que tuvo que ver el encuentro desde las gradas.
No conforme con la sanción de no poder estar con sus jugadoras, la liga colocó varios elementos de seguridad para que el coach no solo no se acercara al banquillo sino que tampoco pudiera hablar con su preparador físico, Miguel Suárez, recordando que su asistente Felipe también fue suspendido.
A pesar de la situación, las Lobas lograron quedarse con el título e Israel pudo celebrar con ellas al final, y es por eso que este campeonato supo mucho mejor por el contexto de su situación, y por haber levantado la copa en terreno ajeno, recordando la vez que obtuvo una Olimpiada Nacional hace 9 años.
Sin embargo, el coach aseguró que hubiera estado mejor levantar el título en casa y con su gente, pero después de ver la respuesta de su afición al viajar a Guanajuato y hacer todo lo posible por ver a su equipo, se queda conforme y muy agradecido con ellos.
En cuanto a las jugadoras, exclamó que esta fue su mejor temporada en la vida por todo el proceso y el esfuerzo de las Lobas, destacando que a lo largo de la campaña ganaron 26 partidos y solo perdieron 2.