Al igual que millones de personas en el mundo, los mexicanos enfrentan las consecuencias del COVID-19 no sólo en materia sanitaria, sino económica, de ahí que a la par de proteger la salud también es importante cuidar de las finanzas personales y evitar que se enfermen, señaló ayer el titular de la unidad de atención de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez.
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018, son pocas las personas que en realidad están preparadas para hacer frente a una situación de crisis, ya que cuatro de cada diez personas adultas no pudieron cubrir sus gastos mensuales por lo menos alguna vez en el año, con el ingreso que recibieron.
En tanto, dos de cada tres personas afrontaron esa situación pidiendo prestado a familiares y amistades o utilizando sus ahorros. Otras opciones fueron vender o empeñar un bien (17%), solicitar un adelanto salarial o trabajar horas extras (16%), retrasarse en el pago de un crédito (11%) y utilizar la tarjeta de crédito (9%).
A su vez, el 40% de la población de 18 a 70 años, equivalente a 31 millones de personas, consideró que su Afore podría fungir como estrategia para mitigar los impactos negativos, toda vez que se pueden realizar retiros parciales en caso de pérdida de empleo, aunque esto implica que se reduzcan las semanas de cotización necesarias para una pensión y el monto ahorrado en ésta.
Ignacio Villanueva apuntó que hacer frente a las emergencias puede no ser tan fácil, sobre todo cuando no se está preparado o no se tuvo la precaución de adoptar medidas estrictas en el manejo de su dinero.
Aquí radica la importancia de la educación financiera, ya que permite conocer las herramientas y los productos financieros que están al alcance y cómo usarlos a su favor, y también lleva a manejar de mejor forma las finanzas personales, partiendo de cuestiones básicas como: hacer un presupuesto, crear un fondo de emergencias, ahorrar e invertir.
Finalmente, agregó que la educación financiera es fundamental para afrontar situaciones complicadas, para tomar las mejores decisiones en lo que tiene que ver con el manejo del dinero, y para no llegar al endeudamiento.