Hace unos años, el ahora Presidente y su “Movimiento” de la entonces oposición, se desgarraban las vestiduras tras las publicaciones que anunciaron la existencia de la famosa “Casa Blanca” de la entonces esposa del ex mandatario Enrique Peña Nieto. Lo anterior, con independencia de que la trayectoria de la ex primera dama era relativamente reconocida en el mundo artístico y probablemente la cantidad de recursos obtenidos a lo largo de su carrera le hubiera permitido adquirir dicha vivienda; sin embargo, en ninguna circunstancia se justifican los contratistas, simulaciones y/o triangulaciones legales que se evidenciaron.

Ahora, organizaciones de la sociedad civil como Mexicanos Contra la Corrupción y el medio de comunicación Latinus, dieron a conocer una investigación sobre una lujosa casa en Texas perteneciente a José Ramón López Beltrán (hijo de Andrés Manuel López Obrador) misma que ha sido ya bautizada en redes sociales como “La Mansión del Bienestar”. Dicha investigación incluye dos residencias al norte de Houston cuyo valor comercial ronda alrededor del millón de dólares.

Lo anterior, pone en evidencia que el hijo del Presidente tiene un estilo de vida totalmente contrario a la austeridad que pregona su padre. Se demostró que, tras participar como coordinador de la campaña presidencial en el Estado de México, vivió en una enorme mansión en Conroe, Texas, que era propiedad de un alto directivo de Baker Hughes, una de las compañías petroleras más grandes del mundo, con la que el gobierno mexicano tiene contratos vigentes por más de 151 millones de dólares, y luego se mudó a una residencia recién construida en la localidad de Cypress, en el condado de Harris, que está a nombre de su pareja, Carolyn Adams.

Tras dicha investigación, considero que ha quedado destruida toda la base ideológica sobre la cual se fundó el Partido MORENA; es decir, el combate a la corrupción, la impunidad, la transparencia, la honestidad y la austeridad han quedado en el olvido y por el propio hijo del Presidente. Quienes creyeron que MORENA se trataba de un proyecto ético y diferente, hoy no pueden más que abrir los ojos y arrepentirse de su ridícula actuación.

La máscara de MORENA comienza a caer y al acercarse los comicios, considero que todos los seguidores ciegos tendrán la oportunidad de reflexionar sobre el futuro que quieren para nuestro país. Seis Estados se disputan la gobernabilidad del país en lo que será la primera antesala a las candidaturas presidenciales.

Mencionado todo lo anterior, podemos dejar como reflexión final que MORENA resultó no ser tan diferente a la peor clase política del PAN y del PRI a la que tanto criticó. Hoy más que nunca, la ciudadanía debe de exigir un cambio profundo en el ecosistema político mexicano, impulsando candidaturas más ciudadanas o por lo menos exigiendo mejores perfiles al interior de los partidos. Dejo el tema para su reflexión, agradeciendo su lectura y deseándoles un excelente fin de semana.

Correo: davidreynoso@sapiensiuventus.com

Twitter: @davidrrr