Mircea Mazilu

Hoy en día se sabe que los primeros pobladores de América no fueron nativos del continente, sino que llegaron desde Asia a través del estrecho de Bering hace aproximadamente unos 40,000 o 30,000 años. Durante la última glaciación (en la época geológica denominada Pleistoceno), bajó el nivel del mar, permitiendo la creación de una franja de tierra, denominada Puente de Beringia, que unía la parte nororiental de Siberia con el noroeste de Alaska. Esa unión fue aprovechada por los hombres provenientes de Asia para alcanzar América.

Una vez arribados al otro lado del estrecho, los pobladores comenzaron a bajar hacia el sur, habitando diferentes regiones del nuevo continente. Los primeros habitantes de América no crearon sociedades basadas en el sedentarismo sino, más bien, constituían tribus que se desplazaban de un lugar a otro en busca de comida, la cual provenía principalmente de la caza, la recolección y la pesca. No fue hasta después del milenio V a.C.cuando, como consecuencia de la domesticación de ciertas plantas, estos grupos comenzaron a convertirse paulatinamente en sedentarios.

Con el sedentarismo empezaron a surgir los primeros pueblos permanentes, cuya principal actividad ahora pasaba a ser la agricultura. Entre el 5000 y el 2500 a.C., en el territorio americano se cultivaban plantas como el maíz, el frijol, el chayote, la chía, el cacahuate, el tomate, la calabaza, el girasol, el cacao y la papa, entre otros. Las sociedades de aquella época eran igualitarias, no presentaban jerarquización en su organización y se caracterizaban por constituir aldeas de pocos habitantes.

Sin embargo, los pueblos permanentes se consolidaron a partir del 2500 a.C., cuando algunos de ellos empezaron a superar los 1000 habitantes. Fue después de esta fecha cuando también surgió la estratificación social, caracterizada por la jefatura de una persona que se encargaba de la organización de las labores de la comunidad. Pronto, la jerarquización se desarrollaría aún más con la aparición de la nobleza y otras clases sociales. El desarrollo de la agricultura trajo como consecuencia el modelado de cerámica y el nacimiento del comercio.

Fue también a partir del milenio III a.C. cuando comenzó la historia de Mesoamérica, la región que fue la cuna de varias culturas precolombinas de la parte meridional de México y otros países centroamericanos. Dicha historia comprende tres periodos, denominados Preclásico (2500 a.C.-150/200 d.C.), Clásico (150/200 d.C.-900/1000 d.C.) y Posclásico (900/1000-1521).

Algunas de las culturas mesoamericanas más destacadas fueron la olmeca, las del Altiplano Central, las de Monte Albán, las de Guerrero y Occidente del país, la de Teotihuacán, la maya, la mixteca, la zapoteca, la tolteca, la huasteca, la totonaca, la mexica, la purépecha, etc. Estas culturas empezaron a desarrollar el arte, la ciencia, la arquitectura, la filosofía y se caracterizaron por una serie de prácticas comunes, entre las que figuraban la invención de religiones politeístas, el sacrificio de humanos, la construcción de pirámides escalonadas, el uso de la escritura jeroglífica y de signos para representar números.

mircea.mazilu.euroidiomas@gmail.com