Israel Sánchez, Antonio Baranda y Jorge Ricardo
Agencia Reforma

TULUM, QR 05.- Tras impactar ayer a Quintana Roo como un huracán categoría 2, «Beryl» dejó saldo blanco en la Península de Yucatán y se enfila ahora al sur de Texas, aunque se mantiene la alerta en el norte de Tamaulipas.
Las autoridades reportaron que el ciclón, que llegó a ser categoría 5 en el Caribe, sólo dejó afectaciones menores como apagones, estructuras derribadas, caída de árboles, postes y techumbres, así como inundaciones leves.
Horas después del impacto de huracán, cientos de habitantes acudieron a una cocina comunitaria en Tulum por una ración de alimento.
«En casa se mojó toda la leña, no se puede prender nada. Por eso salimos», contó Araceli Aguilar, quien vivió el arribo del huracán en casa, junto con los 10 integrantes de su familia.
Por las calles de Tulum, y desde la carretera que la conecta con otros municipios como Playa del Carmen y Cancún, distintas cuadrillas de la CFE se vieron atendiendo las afectaciones al servicio de energía eléctrica.
Según los pronósticos de la Conagua, durante el fin de semana la tormenta se intensificará a huracán categoría 1 en aguas del Golfo de México y se prevé que, durante la madrugada del lunes, impacte en el sur de Texas.
Las autoridades mantienen zona de vigilancia por efectos de huracán desde Barra el Mezquital, Tamaulipas, hasta la desembocadura del Río Bravo.