El 70% de los recursos que recibe Cáritas Diocesana de Aguascalientes se destinan a cubrir tratamientos de hemodiálisis para enfermos renales, informó su director, el padre Carlos Alberto García Zavala.
El padre Gandhi, mencionó que los costos de estos tratamientos oscilan entre 1,500 y 2,800 pesos, dependiendo del lugar donde se realicen y el restante 30% se distribuye en ayudas para operaciones de cataratas, medicamentos y otros apoyos médicos y sociales.
Mencionó que Cáritas Diocesana depende principalmente de dos fuentes de ingresos: aportaciones del gobierno estatal y municipal, y donaciones de bienhechores.
Tras la colecta anual efectuada este domingo 26 de mayo, en la cual todas las parroquias de la diócesis participan detalló que los fondos recaudados se dividen en tres partes:
· Cáritas Parroquial
· Cáritas Diocesana
· Cáritas Nacional, que a su vez destina una parte a Cáritas Internacional.
El dispensario de Cáritas atiende diariamente entre 100 y 150 personas que solicitan medicamentos, especialmente aquellos relacionados con la salud mental debido a la creciente demanda por casos de depresión y ansiedad. Además, la organización proporciona apoyos en especie mediante cartas compromiso para operaciones y tratamientos, y no entrega dinero en efectivo.
En cuanto a beneficiarios, el padre Gandhi estima que Cáritas Diocesana apoya mensualmente a alrededor de 3,500 personas a través del dispensario médico y a otras 150-200 personas en diferentes rubros de apoyo social como la hemodiálisis. La organización también maneja listas de espera tanto para despensas como para tratamientos de hemodiálisis, con un sistema que prioriza a nuevas personas conforme se liberan cupos.
Finalmente, Cáritas Diocesana cuenta con un bazar donde se venden a precios simbólicos ropa y artículos donados, y emplea a un equipo de 12 personas de tiempo completo, quienes reciben un sueldo por su labor. Esta organización continúa siendo un pilar fundamental para la comunidad de Aguascalientes, proporcionando apoyo vital en salud y bienestar social.