El fenómeno inflacionario en Aguascalientes se sitúa por encima del crecimiento económico del estado. Esto implica que no se logra un avance significativo en la productividad, según lo indicó Fernando Covarrubias Tejeda, catedrático de la Universidad Panamericana, Campus Aguascalientes. Destacó la conexión directa entre la inflación y el crecimiento económico, señalando que el primero alcanzó un 4.7%, mientras que el segundo se situó en 4% durante el 2023. La entidad ocupa el tercer lugar en términos de crecimiento económico a nivel nacional, destacándose especialmente por el incremento de actividades económicas y la inversión extranjera directa, que alcanzó los 1,240 millones de dólares, así como por el aumento en la recepción de remesas.

Covarrubias Tejeda explicó que, aunque la inflación supere al crecimiento económico, esto puede reflejar un incremento en los ingresos, pero no necesariamente un aumento en la cantidad de productos disponibles. Esto se traduce en un aumento de precios sin un verdadero crecimiento económico. Puso como ejemplo el aumento del precio de una pieza de pan de 10 a 12 pesos, lo cual podría parecer un incremento de ingresos del 20%, pero en realidad sólo se trata de una elevación de precios sin generar mayor empleo o crecimiento.

El académico también señaló la importancia de las remesas como una fuente significativa de ingresos que beneficia el sustento y la capacidad de gasto de las familias que dependen de estos envíos desde Estados Unidos. Actualmente, las remesas representan 4 de cada 10 pesos en comparación con lo que el estado recibe por inversiones extranjeras directas.

Finalmente, resaltó que Aguascalientes cuenta con varios indicadores económicos positivos, como su logística, el alto nivel de población económicamente activa y un 40.9% de empleos informales. Este último porcentaje se encuentra por debajo del promedio nacional del 60%, situando al estado en una posición ventajosa para alcanzar un mayor crecimiento económico.